Archive

Posts Tagged ‘diplomacia digital’

Un nuevo huésped en la sociedad internacional

Marzo 31st, 2011 roselmariarivera 1 comment

Casi como por arte de magia, así ha irrumpido en la sociedad internacional un nuevo elemento de discordia: Wikileaks y su iluminado creador Julian Assange con sus 250.000 mensajes cifrados que han pasado a ser documentos públicos a través de algunos de los periódicos más importantes a nivel mundial como el New York Times, le Figaro , Der Spiegel , The Guardian y El Pais.

Tras obtener todo tipo de informaciones a través del dossier de prensa facilitado y realizar una búsqueda a través de Internet, especialmente teniendo como referencia los artículos de opinión que se encuentran en el Diario El País, medio que también ha publicado las transcripciones de los mensajes cifrados como en los artículos aparecidos en el Diario el Mundo y otros artículos entre los que se encuentran los abajo citados, llego a la conclusión de que me parece que este es un tema tan abierto y con tantas aristas, que sólo con poder leer los mensajes transcritos, cada persona a la que se consultase tendría un análisis propio y seguro que acertado de la situación en la que nos ha dejado Assange desde finales de noviembre del pasado año.

La filtración de estos 250.000 cables o mensajes confidenciales, obtenidos como resultado de una petición realizada por el Departamento de Estado Norteamericano de la Administración Obama, al frente del cual se encuentra la Señora Clinton, ha supuesto la revelación de miles de datos tratados como confidenciales según los cuales el personal de las más relevantes embajadas norteamericanas en el mundo, han podido conocer y dar a conocer a su administración y servicios secretos datos referidos a los gobernantes y personas destacadas de la mayoría de países con los que tienen relaciones comerciales, incluso con aquellos con los que están directamente enfrentados, llegando a recabar información a altos funcionarios de Naciones Unidas, informaciones por cierto referidas a los horarios de trabajo o los números de tarjeta de crédito de dichos funcionarios, ¡algo sumamente importante y digno de ser espiado si señor!

Tengo que reconocer que por más información que he obtenido y más artículos de opinión que he podido conocer, me mantengo firme en mis primeras impresiones acerca de este fenómeno mediático; desde que comenzaron a circular estos cables en prensa y se daban a conocer, he estado de acuerdo con los que señalan que realmente la información que ha salido a la luz no aporta nada más allá de lo que ya se sabía o es más de lo que muchos medios y organizaciones civiles vienen denunciando desde hace mucho tiempo, ¿qué es tan escandaloso? ¿Los informes de situación que hacen los diplomáticos norteamericanos de los Jefes de Estado y Ministros de los países amigos/enemigos?, ¿la certeza callada de la poca revisión y cuidado de las centrales nucleares japonesas que ya desde 2008 y antes la Agencia de la Energía Atómica y la ONU vienen denunciando?, ¿los asesinatos de civiles en guerras como Irak o Afganistán? y tantos otros temas a los que hacen referencia los citados cables a los que algunos periodistas y analistas han asegurado que sólo serán útiles para el estudio de los expertos y analistas en relaciones internacionales.

Sin embargo hay un elemento que ha llamado mi atención y me ha hecho ver que más allá del estelar Julian Assange y el soldado de 22 años Bradley Manning y su posible condena por revelar secretos de Estado y es la posibilidad que nos puede ofrecer este tipo de revelaciones en el futuro para casos como el del periodista español asesinado José Couso, según los cables de Wikileaks que vienen a confirmar lo ya sabido o aceptado por gran parte de la sociedad española, las autoridades norteamericanas hicieron lo posible por frenar y archivar el procedimiento judicial abierto contra los militares estadounidenses por la responsabilidad de la muerte del cámara español en la guerra de Irak. Con estas nuevas revelaciones la familia ha condenado enérgicamente la posición de las administraciones española y estadounidense y se ha abierto la posibilidad de nuevas esperanzas en la resolución de este y otros conflictos internacionales provocados por los daños colaterales y fracasos en la resolución diplomática de controversias internacionales.

Otro temas destacable en la mayoría de los artículos de opinión sobre Wikileaks es la llamada controversia entre la libertad de información sobre la política llevada a cabo por sus Estados a la que los ciudadanos deberían de tener acceso y la confidencialidad desde siempre adquirida por el mundo diplomático como una de sus señas de identidad más preciadas.

Tras la filtración de estos documentos se ha abierto un nuevo debate auspiciado por Julian Assange y cientos de ciudadanos que desde las redes sociales claman por un nuevo sistema geopolítico internacional, en el que las organizaciones internacionales y los Estados sean más transparentes y estén sometidos al ojo público, ya que como ciudadanos contribuyentes es una necesidad participar en las decisiones tomadas por nuestros representantes y por otro lado encontramos la posición defendida desde la Administración norteamericana y por ende se da por entendido, que por todas las Administraciones del resto de países implicados, que defienden la idea de la confidencialidad de sus políticas tanto internas como de cara al exterior con la idea de la defensa de la ciudadanía, la lucha contra el terrorismo y la defensa de la soberanía del Estado por encima de cualquier otro planteamiento.

Hace pocas semanas el profesor Del Arenal en una de sus clases hizo referencia a los nuevos actores que forman parte de la Sociedad Internacional y citó expresamente el caso de Wikileaks como un caso de estudio o controversia: ¿Puede considerarse Wikileaks como un nuevo actor internacional? ¿Realmente sus informaciones harán tambalearse el difícil y convulso escenario internacional actual? ¿Serán los Estados capaces de establecer una nueva y real Diplomacia Pública basada en la confianza de los ciudadanos en sus instituciones?

Desde mi punto de vista Wikileaks aún es un huésped en la escena internacional, incomodo para los poderosos y revelador para una parte de los ciudadanos, otros tantos estamos a la espera de saber si dejan que el invitado se quede en casa o se le echa de la misma castigado y sin cenar.

¿La diplomacia pública?

Marzo 31st, 2011 beatrizmartinez 1 comment

Wikileaks ha ofrecido a la ciudadanía datos inaccesibles al público que cuestionan la legitimidad de los Estados supuestamente democráticos.

A pesar de que la web Wikileaks fue activada en julio de 2007, no ha sido hasta finales de 2010 cuando esta web ha adquirido relevancia inusitada dándose a conocer mundialmente por la obtención de 250 cables diplomáticos grabados por Bradley Manning, un soldado estadounidense que trabajaba en una remota base iraquí.

Dejando a un lado la discusión tan suscitada sobre, por una lado, la libertad de expresión y el derecho de acceso a la información, promulgados por el art. 19 de la Declaración Universal de los Derecho Humanos (DUDH) de 10 de diciembre de 1948, que deben poder ser ejercidos por cualquier persona jurídica y, que deben ser protegidos y promocionados por los Estados; y, por otro lado, sobre el concepto un tanto idealista o naíf de la transparencia absoluta sobre las actuaciones gubernamentales en el ámbito internacional, que no deja de ser un espejismo de las características ideales de una democracia, siendo un sistema imperfecto indubitadamente es mejor de los que se han desarrollado a lo largo de la Historia. Prefiero centrarme en la diplomacia como la fortaleza inexpugnable del poder estatal en el plano de las relaciones internacionales y que constata la pérdida de soberanía de los Estados debido a la creciente interdependiencia de las relaciones con otros sujetos con personalidad jurídica internacional y, consustancial al incremento de esta vulnerabilidad es la disminución del poder estatal.

La actuación de los agentes diplomáticos se regulaba consuetudinariamente hasta la aprobación de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas del 18 de abril de 1961. Si se parte de la base de las funciones de una misión diplomática, que establece el art. 3 de esta Convención, destacando i) la protección de los intereses del Estado acreditante (aquel que nombra al diplomático y en nombre de quién lo representa) y de sus nacionales, dentro de los límites permitidos por el derecho internacional; ii) la negociación con el gobierno del Estado receptor; iii) conocimiento por todos los medios lícitos de las condiciones y de la evolución de los acontecimientos en el Estado receptor e informar sobre ello al gobierno del Estado acreditante. Así pues, esta relación se basa en la buena fe, la confianza, la cooperación, principios consuetudinarios del Derecho que regulan cualquier tipo de relación jurídica inter partes.

La tarea de los agentes diplomáticos ha evolucionado hasta el punto de que gran parte de su labor gira en torno al manejo de la información, tanto para su obtención y procesamiento como para su comunicación al Estado, fomentando la cooperación interestatal y la participación de personas jurídicas internacionales, la denominada diplomacia pública. Lógicamente, esta labor requiere un manejo diestro de la tecnología de la información.

Al igual que las empresas tratan de obtener una ventaja competitiva gracias a la información sobre los productos de sus competidores, los Estados a través de su cuerpo diplomático tratan de obtener una información más detallada sobre las actividades del resto de los Estados para situarse en una mejor posición negociadora para conseguir que la balanza del consenso se incline a favor de sus intereses. Llegado este punto, considero que lo más relevante, jurídicamente hablando, es, por una parte, determinar la legitimidad democrática de un Estado que, a través de su poder público, lleva a cabo actuaciones dudosamente lícitas o descaradamente ilícitas, y, determinar el límite deontológico y legal del grado de exhaustividad de una investigación para que ésta no se convierta en espionaje. ¿Puede un Estado condenar a uno de sus conciudadanos por la comisión de un delito cuando es el propio Estado quien lo fomenta?

Quizá, se pueda deducir la admisibilidad de las prácticas, desveladas por Wikileaks, retorciendo el sentido de las herramientas, a través de las cuales se deben llevar a cabo las relaciones internacionales según el Departamento de Estado de E.E.U.U., que son, entre otras: (1) la negociación, la persuasión y la influencia; (2) las tecnologías de la información y la comunicación; y (3) la figura del negociador que protege los intereses de EEUU y al mismo tiempo entiende los de la otra parte.

Por tanto, el debate sobre la libertad de expresión y el derecho a la información enmascara el verdadero problema, la injerencia de unos Estados en las actividades de otros, prohibida, por otra parte por el Derecho Internacional Público, y específicamente recogida en el art. 2.7 de la Carta de las Naciones Unidas, de 26 de junio de 1945. Asimismo, se han violado innumerables derechos fundamentales, incluso ciñéndonos exclusivamente a la labor “diplomática” podemos mencionar la violación del derecho a la vida privada de algunos cargos públicos. Inmiscuyéndose el cuerpo diplomático estadounidense en el plano personal protegido por el art. 12 DUDH que prohíbe “la injerencia arbitraria en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia” comete un delito contra el derecho a la intimidad.

Partiendo de esta premisa, podemos pensar que la legitimidad de un Estado disminuye cuando impone a sus nacionales y, a veces, a los nacionales de otros Estados “ocupados”, el cumplimiento de los preceptos democráticos, incluso mediante la fuerza, y el cumplimiento de los derechos fundamental mientras que, por otra parte, los incumplen derechos fundamentales a través de sus agentes diplomáticos. Agentes que, de acuerdo con los arts. 27 y siguientes de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas gozan de un amplio abanico de protección cualificada desde, sus comunicaciones hasta la inmunidad jurisdiccional, que impide que puedan ser juzgados ni condenados por el Estado receptor. ¿En qué ha quedado el smart power por el que apostaba la Sra. Clinton como secretaria del Departamento de Estado? Wikileaks ha desvelado algunas de las falacias de esta proclama, pues de los ejes principales destacamos (1) los valores y (2) los Derechos Humanos y la salud.

Los extractos de información publicados por Wikileaks pueden ser considerados como información confidencial que, de acuerdo con la definición de la RAE: “Que se hace o se dice en confianza o con seguridad recíproca entre dos o más personas”. La información confidencial puede, a su vez, clasificarse dependiendo del valor, eminentemente subjetivo, que se le otorgue dependiendo de las consecuencias que se puedan provocar por su divulgación o, en este caso, la publicación en los medios de comunicación.

La cualidad de confidencial es consustancial a la diplomacia y los mecanismos mediante los que se desarrolla, partiendo de la base de que la diplomacia es un medio por el que los Estados instrumentan sus relaciones, principalmente políticas, con otros Estados o personas jurídicas en el ámbito internacional. La labor diplomática facilita la cooperación interestatal permitiendo la adopción de decisiones o iniciativas para la realización de actividades comunes previa negociación consensuando intereses estatales divergentes y potenciando los comunes.

Sin ánimo de detenerme mucho en la cuestión, teniendo en cuenta que la información a la que hemos tenido acceso no deja de provenir de un proceso selectivo iniciado desde el origen, la persona que obtiene la información y la procesa, quien decide lo que se “vuelca” en la intranet de información diplomática y quien decide la accesibilidad a la información mediante los niveles de confidencialidad y el número de personas con acceso a ella. Entonces, con este proceso ¿ya ha comenzado la censura?, y ¿la dificultad de acceso a la propia web de Wikileaks?, y ¿qué hay de la “cuidada” selección realizada por los propios trabajadores de Wikileaks junto con el departamento de redacción de cinco periódicos occidentales? Recordemos que esta información se ha proporcionado de forma descontextualizada.

La filtración de la información realizada Wikileaks a medio plazo puede tener dos consecuencias que, dependen en gran medida del compromiso de los ciudadanos, o bien los ciudadanos ejercen presión sobre sus respectivos gobiernos para que la información de las relaciones internacionales sea más transparente y accesible, o bien, los gobiernos implantarán medidas de seguridad más restrictivas para evitar esa “fuga de información” mientras que los Estados continúan llevando a cabo su política de “doble rasero”. Curiosa sería la combinación de ambas, en el que la información proporcionada al público no se adecuase a la realidad, y ahora, podemos dar rienda suelta a toda clase de teorías conspirativas tan manidas por la industria cinematográfica estadounidense, aunque, por otro lado, parecen ser unos expertos en la materia, superando con creces la realidad a la ficción.

Bibliografía

A new diplomacy for the information age. United States Advisory Commission on Public Diplomacy. December. 1996. http://www.state.gov/www/policy/pdadcom/1996rep.html

El efecto Obama y la diplomacia pública de los EE.UU: de Bush a Obama (DT). Marta Jimeno Viñés. DT 44/2009 - 28/07/2009. http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/imagen+de+espana/dt44-2009

Cursos del Derecho Internacional y Relaciones Internacionales de Vitoria-Gasteiz. Celestino del Arenal. 2008. País Vasco.

Diplomacia, organizaciones internacionales, política internacional y relaciones internacionales: un ensayo metodológico y bibliográfico. Juan Carlos Pereira Castañares. Departamento de Historia Contemporánea Universidad Complutense. Madrid.

http://revistas.ucm.es/ghi/02110849/articulos/CHMC8383110281A.PDF

http://www.dinero.com.ve/index.php/articulos/opinion/782-wikileaks-privacidad-y-derecho-a-la-informacion-vs-poder

Wikileaks: La cyberguerre a Commencé. Courier International. Nº 1050.

http://cintaf.unia.es/file.php/1091/Curso10_11/Bloque2/Wikileaks/CourierInterna_BattleWikileaks.pdf

El fenómeno Wikileaks: Derecho a la información, censura y guerra en Internet. J. Gómez. 09 de diciembre de 2010. http://www.cubadebate.cu/noticias/2010/12/02/wikileaks-eeuu-contra-el-derecho-a-la-informacion/

Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, de 18 de abril de 1961

http://www.oas.org/legal/spanish/documentos/convencionviena.htm

Declaración Universal de los Derecho Humanos, de 10 de diciembre de 1948

http://www.un.org/es/documents/udhr/

Carta de las Naciones Unidas, de 26 de junio de 1945

http://www.un.org/es/documents/charter/chapter1.shtml

Wikileaks

http://213.251.145.96/

Sin novedad en el frente: Wikileaks, diplomacia y medios de comunicación.

Marzo 31st, 2011 pedrogonzalez 1 comment

SIN NOVEDAD EN EL FRENTE: WIKILEAKS, DIPLOMACIA Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

Pedro González de Molina Soler.

Palabras clave: Diplomacia, medios de comunicación, Wikileaks.

0. Introducción.

Hemos asistido hace poco a un circo mediático con ocasión de la mayor filtración de documentos secretos de la historia, a cargo de un distribuidor, Wikileaks, y procesado, filtrado y dado forma por varios periódicos del mundo occidental, en los que podemos destacar a The Guardian, Die Spiegel, Le Monde, El País, The New York Times, entre otros.

Algunos expertos han afirmado (no sabemos que han hecho para que se les considere expertos), que después de estas filtraciones hay un antes y después para el periodismo convencional (o tradicional) y para la diplomacia. Una vez que los trapos sucios del poder en uno de sus brazos ejecutores ha sido denunciado, los gobiernos iban a verse obligados a rectificar su manera de hacer diplomacia y política internacional, pasando de el secretismo más absoluto y de la realpolitik, a una política más transparente y más basada en principios éticos y morales. La pregunta que nos hacemos. ¿Realmente esto se ha logrado? ¿Hay un antes y un después de Wikileaks?

Estos mismos expertos comentaron que estas filtraciones volvían a colocar a los medios de comunicación, y en especial al periodismo, en la posición que deberían de tener, la de la conciencia crítica de la sociedad, la del control del poder, la de paladín de la sociedad ante los poderosos. ¿Esto realmente ha ocurrido? Está claro que los medios de comunicación a día de hoy son menos libres que hace 50 años, los costes de publicar un periódico, a pesar de el estancamiento de sueldos o la bajada de los mismos de los empleados, a subido de forma espectacular haciéndose necesario una fuerte inversión que sólo se puede acometer a través de la introducción de la publicidad. Esto provoca a la postre que gran parte de la independencia del medio se vea en entre dicho por quienes financian el periódico poniendo sus anuncios, marcando, en gran parte, la línea editorial y el posicionamiento ideológico ante determinados asuntos. Si además contamos que el empleo de periodista se ha proletarizado, a base de un aumento continuo de precios de casi todo los productos y una bajada de los sueldos, ha hecho que estos sean más maleables al poder dentro de el periódico, cortándoles mucho las alas. No son buenos tiempos para el periodismo, el exceso de trabajo, echar mano de agencias, la falta de imaginación, el poco riesgo que quieren correr los empresarios e inversores, las cortapisas de los anunciantes, las presiones del poder y la elevación de costes ha hecho que los tiempos del caso Watergate hayan pasado a la historia. ¿Wikileaks revivirá este periodismo moribundo?

Estas preguntas me propongo responderlas al final de este artículo.

1. El caso español: Wikileaks y El País.

En nuestro país el periódico que ha sacado las filtraciones (y traducido al español) ha sido El País. Este periódico pertenece al grupo PRISA, de un matiz ideológico del centro-derecha laico con ciertas preocupaciones sociales, lo que se sueles llamar ¨capitalismo de rostro humano¨. De hecho esto se demuestra viendo a que políticos o facciones dentro de partidos apoya El País, a Gallardón dentro del PP, a Felipe González en detrimento de Alfonso Guerra en los 90 en el PSOE, a Gerardo Iglesias en contra de Santiago Carrillo en el PCE, a Almunia frente a Borrel en el PSOE y a Rubalcaba a día de hoy en el PSOE también. Exceptuando al PP, en todos los partido de izquierdas en este país siempre ha defendido al ala derecha, los de la ¨ tercera vía ¨, basicamente los social-liberales dentro de PSOE y los pro-IU dentro del PCE.

Con la nueva dirección de el hijo de Polanco ha habido un giro mayor a la derecha, demostrado por la política de la equidistancia en sus artículos de opinión y el tratamiento de las noticias. Por ejemplo, la mayor parte de las noticias que ocupan la sección nacional del periódico desde hace un mes y medio es el de la sucesión de Zapatero en Rubalcaba, su favorito, como si las cosas cambiasen tan radicalmente de un día a otro, y no se estuviese tratando de crear expectación y hasta casi ansiedad con la susodicha ¨ sucesión ¨ (como si de un monarca se tratase), lo cierto es que parece que es la única noticia importante junto con los casos de corrupción de todo este país, dando, por supuesto, una visión sesgada e interesada de la realidad.

1.1 Noticias que se han presentado.

Podemos dividir las noticias sobre Wikileaks publicadas en El País en dos apartados que ponemos a continuación, en el primero son las noticias que parece que tienen relevancia pero no dejan de ser anecdóticas, vacías de contenido. Las segundas si tienen mayor relevancia, pero su tratamiento va dirigido a dar mala imagen hacia ciertos sectores del partido gobernante, o ministros del mismo, no le quita que posean cierta parte de veracidad, pero están tratadas las noticias con cierta ligereza, de hecho en absoluto están contrastadas, con lo que ello conlleva.

1.2 Noticias anecdóticas.

Gran parte de las noticias que se presentaron revisten interés nulo, ya sea por la irrelevancia de la información o porque ya lo sabíamos, pongamos ejemplos; las noticias sobre las fiestas salvajes de Berlusconi, o los retratos de la diplomacia de EEUU sobre los distintos mandatarios, como por ejemplo Putin o Gadaffi, no dejan de ser información más adecuada a la prensa rosa de la política que a un periódico que se precia de ser serio. Las otras noticias irrelevantes son, por ejemplo, las de la guerra de Irak, donde se nos decía que todo era un montaje. (¿En serio? Nunca me lo habría imaginado, me han iluminado).

De hecho, resulta curioso que de 250000 mensajes confidenciales estos haya ocupado gran parte de las portadas o páginas de este periódico. Podríamos entrar a valorar sobre la elección de contenidos, que responden claramente a una opción ideológica, como trataremos de demostrar en los siguientes apartados.

1.3 Noticias importantes.

En esta sección nos encontramos con algunas noticias que si revistieron alguna importancia. En nuestro país demostraban, supuestamente, la complicidad de la autoridades españolas con los vuelos de la CIA, o la obsesión del Gobierno del PSOE por recuperar la confianza y amistad de la Administración Bush tras la salida de las tropas de Irak tras las elecciones generales que llevaron al PSOE al poder, tras 8 años de Gobierno pro-EEUU del PP con su política Atlántica. Quizás la noticia más preocupante fue la del espionaje por parte del Gobierno de EEUU a los funcionarios de la ONU, entre ellos a Ban Ki-Moon su secretario general, sin embargo pocas consecuencias políticas ha tenido, más allá de un descrédito generalizado a los métodos empleados por EEUU en su política exterior e interior.

Curiosamente estos cables dirigen sus dardos hacia el Gobierno del PSOE y ministros no afines a el grupo PRISA, al igual que contra la Administración demócrata de Obama, que se ha encontrado con esta bomba de relojería. Resulta muy esclarecedor que a pesar de que muchos de estos cables se tenían de antes, se haya elegido este momento para sacarlos a la luz pública. ¿No tendrá que ver con las reformas planeadas sobre el sector financiero por Obama verdad?

En nuestro caso se deja en mal lugar la gestión del Ministro de Asuntos exteriores, Moratinos, del Ministro de Defensa y del propio presidente del Gobierno. Justo en el momento en el que más hincapié hace El País en el ¨ debate sucesorio ¨, donde El País apoya con descaro a Rubalcaba.

2. Las consecuencias de las filtraciones:

Esto nos lleva a las preguntas que nos hicimos al principio y a cuales han sido las consecuencias de estas filtraciones tan importantes.

La primera consecuencia es que el bombardeo al que se han visto sometido los lectores sobre Wikileaks, esto ha producido dos efectos principalmente. El primero es que el exceso de información produce desinformación, y el segundo es consecuencia del primero, al no tener tiempo para asumir lo que se publica, e interiorizarlo, ha producido un perverso ¨ mal de Stendhal ¨ (solo que sin belleza de por medio). También ha tenido como consecuencia la demostración palpable de la falta de ética en el periodismo, ya que el exceso de rapidez en la publicación de dichos cables, y su manipulación, ha demostrado la falta de contrastación de fuentes y la búsqueda de titulares sensacionalistas. Han perdido una gran oportunidad de haber hecho periodismo de calidad y devolverle credibilidad a la profesión tradicional, vender periódicos ha pesado más que una producción de calidad, la vente de audiencias a los anunciantes ha primado mucho más, como diría Noam Chomsky en la Gran idea, ya que a fin de cuentas estos pagan las facturas.

3. Conclusión: ¿Qué ha cambiado con Wikileaks? Dificultades de hacer una valoración histórica.

Es difícil aseverar cual ha sido el impacto de Wikileaks a nivel histórico, ya que como ha sucedido hace poco no tenemos la suficiente perspectiva para poder juzgarlo de manera científica o valorarlo en su justa medida. Si nos ajustamos a lo que ha ocurrido hasta ahora las consecuencias son pocas, en EEUU ha supuesto un duro golpe a la Administración Obama aprovechado por la derecha y extrema derecha, como el Tea Party, para tratar de eliminar cualquier propuesta que suene a progresista emanada de la Casa Blanca (y de los demócratas), en España le ha dado armas al PP, pero las consecuencias políticas han sido casi nulas, la Crisis que golpea a nuestro país oscurece el daño político y de imagen del Gobierno del PSOE.

La diplomacia continua sin demasiados cambios, la demostración de esto es Libia, la realpolitik donde priman los intereses sigue totalmente vigente, los principios son inexistentes o se dicen en los discursos ¨ oficiales ¨ sin ser creídos por quienes los pronuncian, ni por supuesto ser seguidos por ellos mismos. Lo que si va a suponer es un gasto mayor en protección de datos y programas contra-hackers que enriquecerán a varias compañías de informática (entre ellas a Microsoft), también es muy previsible que traten de cortar las alas a los internautas, tratando de controlar un espacio que se demuestra ingobernable y peligroso para los Gobiernos o lobbys económicos, el papel de las redes sociales en campañas de agiprop o en las revueltas en el mundo árabe posiblemente haga replantearse mucho las políticas gubernamentales (o de empresas privadas) a este respecto.

Respecto al periodismo, ha perdido una gran oportunidad de tratar de recuperar su papel al que aludíamos en la introducción, ha vuelto a caer en los mismos errores y vicios del pasado. Wikileaks no ha supuesto un nuevo Watergate, ni ha supuesto un cambio sustancial en las normas del juego, a fin de cuentas aludiendo a la famosa frase del Gatopardo, ¨ se trataba de cambiarlo todo, para que todo siguiese igual ¨, o dicho de otra forma, sin novedad en el frente. Cuando haya pasado un tiempo se podrá destapar quien hay detrás, además de los periódicos, de Wikileaks y cual ha sido el impacto a medio plazo de estos hallazgos, a corto ya hemos visto sus consecuencias.

Bibliografía:

- El País digital.

- La Gran Idea, entrevista a Noam Chomsky. (Se puede consultar en la web de INEP, política para profesionales).

WIKILEAKS, LA REVOLUCIÓN INFORMATIVA ENVUELTA EN DUDAS.

Marzo 31st, 2011 jesusreina No comments

El principal objetivo del presente análisis no es otro que el de hacer una breve reflexión sobre uno de los mayores fenómenos informativos surgidos en la última década y, para algunos, en toda la historia del periodismo, Wikileaks.

Para este análisis, tras todo lo conocido en los medios de comunicación habituales sobre este innovador fenómeno, se ha realizado una breve investigación en la red, en la cual se incluye la revisión de diferentes noticias, artículos e incluso un video documental, el cual me ha llamado mucho la atención y que voy a tomar como referencia para gran parte de las ideas que se expondrán a lo largo del texto.

Todo comienza en diciembre de 2006 con el lanzamiento del sitio web Wikileaks, cuya actividad dará comienzo el año siguiente, desde entonces la base de datos de la organización ha acumulado una enorme cantidad de documentos de distintos gobiernos estatales, los cuales eran secretos hasta la fecha (es importante decir que, a día de hoy, esta organización ha revelado más información confidencial en menos de cuatro años que todas las agencias del mundo). Desde ese mismo año, el fenómeno Wikileaks, como ya se ha comentado anteriormente en este blog, no ha cesado de despertar las dudas del público en general y de crear contradicciones que, en su mayor parte, son prácticamente imposibles de resolver, sobre todo en lo que respecta a la libertad de expresión, el derecho de información, la transparencia en los gobiernos democráticos y el, a veces, “violento” encuentro que esto puede causar con las leyes estatales y la confidencialidad de cierta información.

En primer lugar, y para ir exponiendo por partes las dudas que todo este tema pueda suscitar, comenzaremos con las filtraciones, ya que Wikileaks ha sacado a la luz varios cientos de miles de informes filtrados o anónimos de interés público (aunque hemos de decir que unos más que otros) entre los que se encuentran documentos secretos del gobierno de Estados Unidos (tanto del Pentágono como del Departamento de Estado). Ahora bien, como se ha apuntado anteriormente, no todo el material difundido por Wikileaks es de extrema relevancia, ya que hay que tener en cuenta que parte de ese material son documentos que se fundamentan en opiniones de funcionarios estadounidenses, lo que significa que la información en este caso es, cuando menos, bastante subjetiva y de dudosa veracidad. También se ha de considerar el hecho de que dichas filtraciones están siendo difundidas por cinco medios de comunicación de relevancia a nivel internacional: El País, The Guardian, The New York Times, Der Spiegel y Le Monde; y que son los mismos los que deciden (de manera acorde a sus propios criterios) qué es lo que se publica de todo el material del que la organización dispone. Así, es necesario hacer una valoración del material ante el que nos encontramos. Entre los 250.000 cables de las embajadas de EEUU difundidos por Wikileaks se incluyen documentos cuya relevancia no va más allá del morbo que pueden suscitar en el público general, y como claro ejemplo tenemos el caso de España. Los diplomáticos entran a hacer valoraciones subjetivas sobre el presidente Rodríguez Zapatero, Rubalcaba, Blanco y Chacón entre otros, e incluso se recomienda a Washington que se gane la admiración del Rey. Por otro lado, el día 5 de abril de 2010 se hace público en la web de Wikileaks lo que posiblemente es la filtración más polémica y mediática de todas las publicadas por la organización, se trata del video que el propio fundador del sitio tituló Collateral Murder (Asesinato Colateral). En la grabación, tomada desde un helicóptero militar Apache de EEUU, aparecen tres ataques aéreos dirigidos contra iraquíes en 2007 en la ciudad de Bagdad. En la operación mueren once civiles, entre los que se encuentran el joven Namir Noor-Eldeen, fotógrafo de la agencia Reuters, y su conductor, Saeed Chmagh, también dos niños resultan heridos tras el ataque, es importante apuntar que la propia agencia Reuters ya pidió a EEUU el esclarecimiento de los hechos, cosa que no llega hasta el momento en que se publica dicha grabación. Aparte de este video, han salido a la luz muchos otros documentos comprometedores para el gobierno de EEUU (documentos relacionados con las incursiones militares norteamericanas en Irak y Afganistán, el trato a los prisioneros de guerra, etc.) y otros gobiernos en el mundo (gran parte de ellos con regímenes totalitarios), lo que nos hace ver la parte más útil de la organización, la que realmente reclama la transparencia de los gobiernos mostrando la manera en que los mismos actúan a la opinión pública.

En segundo lugar, es también inevitable que la propia organización interna de Wikileaks y el acoso que ésta está sufriendo desde diversos puntos sea otro de los factores que nos susciten diversas dudas. Es por todos sabido que Wikileaks cada vez se encuentra con más trabas legales para sacar a la luz sus filtraciones y para conseguir financiación que les permita seguir con su actividad. Este acoso que sufre la organización se ve también personificada en la figura del propio fundador de la misma, Julian Assange, quien denuncia una campaña de EEUU contra él y sus seguidores. Como ya sabemos, este hombre se encuentra en Gran Bretaña a la espera de ser extraditado a Suecia, donde Anna Ardin y Sofia Wilen han presentado cargos contra él por acoso sexual, unos cargos que cualquiera se atrevería a poner en duda, mayormente por el momento en el que se presentan y de la manera en que se hace. También es sabido que uno de los elementos más contradictorios dentro de éste fenómeno informativo es la figura del propio fundador de Wikileaks, a quien, por un lado, se le ha incluso rebautizado, y cito palabras textuales sacadas del documental Wikirebels, como “el llanero solitario de era de la información”, y que en el lado contrario (y hablo mayormente de la estructura gubernamental de EEUU) se le ha tachado incluso de terrorista político. También es contradictorio en una organización desde la que se pide (o más bien se exige) transparencia y democracia real, el hecho de que a Assange se le haya tachado de líder dictatorial con un fuerte afán de protagonismo (siendo ésto último indiscutible teniendo en cuenta que durante todo este tiempo ha sido la única cabeza visible de la organización, acaparando en exclusiva toda la atención), cosa que ha dado lugar incluso a la disgregación de miembros de importancia vital dentro de Wikileaks, concretamente Daniel Domscheit-Berg, creador de Openleaks y antiguo portavoz de Wikileaks.

Entrando ya en el terreno de la libertad de expresión e información, como era de esperar, vemos que no paran de surgir contradicciones en la órbita de todo lo relacionado con Wikileaks. Aquí vemos como por un lado, países democráticos como EEUU, que siempre se ha caracterizado por hacer propaganda de su propia transparencia y de pedir la de otros muchos países en el mundo, tachan las filtraciones de ataque terrorista, espionaje o guerra política, centrándose en el hecho de que estos documentos hayan salido a la luz y no en el contenido de los mismos, alegando repetidamente que estas filtraciones no hacen mas que poner en peligro la seguridad del Estado. Al otro lado, tenemos una fuerte opinión pública que reclama transparencia en la democracia, ya que sin transparencia difícilmente podemos hablar de democracia.

Habiendo expuesto la situación tal y como se plantea en los medios de comunicación, es irónico el hecho de que se acuse de espionaje, terrorismo o de emprender una guerra política e ilegal a una organización que trata de exigir transparencia a los gobiernos democráticos haciendo públicos una serie de documentos, y se hagan declaraciones tales como las de Geoff Morell, Hilary Clinton, o el secretario de defensa de EEUU, Robert Gates, acusando personalmente a Julian Assange de poner en riesgo la seguridad de la población iraquí e incluso de tener las manos manchadas de sangre, sobre todo tras solo echar un vistazo a los documentos filtrados sobre los conflictos armados (alguno de ellos sin justificación alguna hasta la fecha y con un desórbitado número de víctimas civiles) en las en las que la gran potencia está envuelta, así como el mencionado vídeo Collateral Murder.

Finalmente, para concluir este breve análisis, he de decir que de lo que no cabe duda alguna es de que este producto de la era de la información y las nuevas tecnologías llamado Wikileaks, con Julian Assange a la cabeza, ha dado un vuelco a la manera de hacer periodismo y que, a pesar de todas las dudas que puedan provocar en el ciudadano de a pie y de las contradicciones que envuelven este fenómeno, el mismo ha provocado una auténtica revolución mediática de la que se ha hecho eco el mundo entero.

-El fenómeno Wikileaks - por Francesc Sánchez El Inconformista Digital, 11 Diciembre 2010

-Wikileaks: la irrupción de las filtraciones El Inconformista Digital, 8 Diciembre 2010

-EEUU advierte del posible daño de nuevas filtraciones de Wikileaks. El País, 24 Noviembre 2010

-Collateral Murder <http://www.collateralmurder.com>

-Un vídeo muestra cómo militares estadounidenses matan en Bagdad a un fotógrafo de Reuters El País, 6 Abril 2010

-Wikileaks, una voz contra la censura. El País, 6 Abril 2010

-Wikirebels - The Documentary <http://www.youtube.com/watch?v=NhTfOL9_HBE>

-Wikileaks y las Relaciones Internacionales. Rebelión.org, 22 Diciembre 2010

-Dos suecas contra Assange. Lavanguardia.es, 8 Diciembre 2010

-Wikileaks. <http://213.251.145.96/>