Home > Wikileaks > Wikileaks: Revelación o desinformación?

Wikileaks: Revelación o desinformación?

El análisis sobre Wikileaks tiene varios puntos de enfoque. Tras haber leído varios blogs, artículos y dossiers de prensa en el internet y en periódicos como The Times, The Guardian, Der Spiegel y The New York Times, debo concluir que la información sobre Wikileaks es abundante, diversa y a veces contradictoria. Cuando decido recurrir a la fuente principal, la página web de Wikileaks está sobrecargado y aparece una pantalla con ´page out of order for the moment´, lo cuál demuestra la cantidad de personas que están conectadas a esta página. Eso nos deja con fuentes de información de segunda mano, en el mejor de los casos : periódicos de todo el mundo que dicen filtrar los documentos recibidos para ofrecer la información “mas relevante para el público”, y esto si confiamos en que la documentación aportada sea fidedigna, lo cual plantea varias interrogantes según todo se ha desarrollado y que expondré mas adelante.

El mundo diplomático y su secretismo

La meta principal de los diplomáticos es representar su país y mantener amistades con otras naciones, cómo describe la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961. Los estados partes declaran tener en cuenta ´los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas relativos a la igualdad soberana de los Estados, al mantenimiento de la paz y de la seguridad internacionales y al fomento de las relaciones de amistad entre las naciones´. Los embajadores deben buscar la amistad con los estados y mostrar su afección y respeto al país en que residen; sin embargo, los diplomáticos también están en busca de información e influencia mientras sirven los intereses económicos y políticos de su estado en el país en que residen.

La única repercusión clara que ha tenido Wikileaks a nivel internacional es el reconocimiento de un gran revuelo mediático. Comenzando con el hecho de la imposibilidad de la filtración, a manos de un joven soldado homosexual (Bradley Manning) que consiguió acceder, copiar y reenviar 260.000 informes clasificados de la red secreta militar estadounidense SPRNET desde una lejana base militar de montaña. EEUU es conocida por la alta especialización de sus efectivos de inteligencia en desinformación y guerra cibernética (casos del Stuxtnet en Irán, 2010 o la operación contra un gaseoducto de la URSS en los años ochenta bajo el mando de William Casey) lo que hace esta fuga altamente sospechosa. El aparente y persistente deseo de encarcelar a un enemigo público o terrorista, como se le ha tildado en los medios norteamericanos, ha sido por otra parte demasiado infructuoso para una nación con las herramientas políticas de presión de las que disponen Hillary Clinton y sus asociados.

La campaña de (des)información

La información publicada en periodicos y demás medios de comunicación muestra claramente un sesgo en favor de los propios estadounidenses a los que se supone dañan en primera instancia :

En los correos interceptados al embajador de Honduras se manifiesta la posibilidad de que haya sido un golpe de Estado, pero sin embargo no se refleja quién estuvo detrás de ese golpe o quién tenia recursos económicos para financiarlo, o qué hicieron los agentes de la CIA con base en el país en respuesta a estos movimientos contra un estado, técnicamente, aliado.

Si todo el proceso de filtración hubiera hecho un daño político palpable, probablemente Julian Asange ya estaría preso, o muerto, y siguiendo el razonamiento de la navaja de Occam, esto o bien significa que Wikileaks estaba efectivamente trabajando para los servicios de desinformación americanos o bien Asange creyó realmente que revelaba documentación de importancia saltándose todos los mecanismos de seguridad y trabajando de manera inconsciente en una campaña preparada para los intereses de aquellos a los que intentaba exponer.

Poco despues comenzó un rumor bastante fundado, sobre una relación de Asange con George Soros, conocido filantropo y economista estadounidense. Por una parte el abogado del fundador de Wikileaks trabajó para Open Society, y por otra un ex miembro estuvo a sueldo de Human Rights, ambas de Soros, lo cual unido al hecho de que John Young, el co-fundador de la organización dimitiera al extralimitarse el grupo en temas de peticiones para financiación, no dejan un transparente lienzo de objetivos.

Ha terminado Wikileaks con la diplomacia clásica? José Ignacio Torreblanca, periodista de El País, afirma esta cuestión. Desde su punto de vista, los diplomáticos ya no tienen mucha palabra en los asuntos exteriores de un país y su influencia en estos es decreciente por el aumento de importancia de los medios de comunicación y la rápida difusión de la información.

Wikileaks es meramente un ejemplo de la importancia que tiene el internet hoy en día y del intercambio de información al nivel global. A través de una presión en el ‘enter’ de un ordenador, se provee una cantidad enorme de información, viniendo de fuentes secretos según la página de Wikileaks.2 Fuentes, de que tampoco sabemos exactamente cómo han podido obtener y distribuir esa información. En tiempos del escándalo de los Papeles del Pentágono se sabía que el señor Ellsberg estaba copiando los materiales del gobierno estadounidense así que la información venía de una fuente recuperable y fiable. Hoy en día, el ruido en las redes hace que la discriminación de información objetiva y la localización de la fuente original sea una tarea, cuanto menos, similar a la de Sísifo.

  1. Marzo 31st, 2011 at 22:27 | #1

    William = Julian Asange (perdón)

  1. No trackbacks yet.