Home > Wikileaks > Sin novedad en el frente: Wikileaks, diplomacia y medios de comunicación.

Sin novedad en el frente: Wikileaks, diplomacia y medios de comunicación.

SIN NOVEDAD EN EL FRENTE: WIKILEAKS, DIPLOMACIA Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

Pedro González de Molina Soler.

Palabras clave: Diplomacia, medios de comunicación, Wikileaks.

0. Introducción.

Hemos asistido hace poco a un circo mediático con ocasión de la mayor filtración de documentos secretos de la historia, a cargo de un distribuidor, Wikileaks, y procesado, filtrado y dado forma por varios periódicos del mundo occidental, en los que podemos destacar a The Guardian, Die Spiegel, Le Monde, El País, The New York Times, entre otros.

Algunos expertos han afirmado (no sabemos que han hecho para que se les considere expertos), que después de estas filtraciones hay un antes y después para el periodismo convencional (o tradicional) y para la diplomacia. Una vez que los trapos sucios del poder en uno de sus brazos ejecutores ha sido denunciado, los gobiernos iban a verse obligados a rectificar su manera de hacer diplomacia y política internacional, pasando de el secretismo más absoluto y de la realpolitik, a una política más transparente y más basada en principios éticos y morales. La pregunta que nos hacemos. ¿Realmente esto se ha logrado? ¿Hay un antes y un después de Wikileaks?

Estos mismos expertos comentaron que estas filtraciones volvían a colocar a los medios de comunicación, y en especial al periodismo, en la posición que deberían de tener, la de la conciencia crítica de la sociedad, la del control del poder, la de paladín de la sociedad ante los poderosos. ¿Esto realmente ha ocurrido? Está claro que los medios de comunicación a día de hoy son menos libres que hace 50 años, los costes de publicar un periódico, a pesar de el estancamiento de sueldos o la bajada de los mismos de los empleados, a subido de forma espectacular haciéndose necesario una fuerte inversión que sólo se puede acometer a través de la introducción de la publicidad. Esto provoca a la postre que gran parte de la independencia del medio se vea en entre dicho por quienes financian el periódico poniendo sus anuncios, marcando, en gran parte, la línea editorial y el posicionamiento ideológico ante determinados asuntos. Si además contamos que el empleo de periodista se ha proletarizado, a base de un aumento continuo de precios de casi todo los productos y una bajada de los sueldos, ha hecho que estos sean más maleables al poder dentro de el periódico, cortándoles mucho las alas. No son buenos tiempos para el periodismo, el exceso de trabajo, echar mano de agencias, la falta de imaginación, el poco riesgo que quieren correr los empresarios e inversores, las cortapisas de los anunciantes, las presiones del poder y la elevación de costes ha hecho que los tiempos del caso Watergate hayan pasado a la historia. ¿Wikileaks revivirá este periodismo moribundo?

Estas preguntas me propongo responderlas al final de este artículo.

1. El caso español: Wikileaks y El País.

En nuestro país el periódico que ha sacado las filtraciones (y traducido al español) ha sido El País. Este periódico pertenece al grupo PRISA, de un matiz ideológico del centro-derecha laico con ciertas preocupaciones sociales, lo que se sueles llamar ¨capitalismo de rostro humano¨. De hecho esto se demuestra viendo a que políticos o facciones dentro de partidos apoya El País, a Gallardón dentro del PP, a Felipe González en detrimento de Alfonso Guerra en los 90 en el PSOE, a Gerardo Iglesias en contra de Santiago Carrillo en el PCE, a Almunia frente a Borrel en el PSOE y a Rubalcaba a día de hoy en el PSOE también. Exceptuando al PP, en todos los partido de izquierdas en este país siempre ha defendido al ala derecha, los de la ¨ tercera vía ¨, basicamente los social-liberales dentro de PSOE y los pro-IU dentro del PCE.

Con la nueva dirección de el hijo de Polanco ha habido un giro mayor a la derecha, demostrado por la política de la equidistancia en sus artículos de opinión y el tratamiento de las noticias. Por ejemplo, la mayor parte de las noticias que ocupan la sección nacional del periódico desde hace un mes y medio es el de la sucesión de Zapatero en Rubalcaba, su favorito, como si las cosas cambiasen tan radicalmente de un día a otro, y no se estuviese tratando de crear expectación y hasta casi ansiedad con la susodicha ¨ sucesión ¨ (como si de un monarca se tratase), lo cierto es que parece que es la única noticia importante junto con los casos de corrupción de todo este país, dando, por supuesto, una visión sesgada e interesada de la realidad.

1.1 Noticias que se han presentado.

Podemos dividir las noticias sobre Wikileaks publicadas en El País en dos apartados que ponemos a continuación, en el primero son las noticias que parece que tienen relevancia pero no dejan de ser anecdóticas, vacías de contenido. Las segundas si tienen mayor relevancia, pero su tratamiento va dirigido a dar mala imagen hacia ciertos sectores del partido gobernante, o ministros del mismo, no le quita que posean cierta parte de veracidad, pero están tratadas las noticias con cierta ligereza, de hecho en absoluto están contrastadas, con lo que ello conlleva.

1.2 Noticias anecdóticas.

Gran parte de las noticias que se presentaron revisten interés nulo, ya sea por la irrelevancia de la información o porque ya lo sabíamos, pongamos ejemplos; las noticias sobre las fiestas salvajes de Berlusconi, o los retratos de la diplomacia de EEUU sobre los distintos mandatarios, como por ejemplo Putin o Gadaffi, no dejan de ser información más adecuada a la prensa rosa de la política que a un periódico que se precia de ser serio. Las otras noticias irrelevantes son, por ejemplo, las de la guerra de Irak, donde se nos decía que todo era un montaje. (¿En serio? Nunca me lo habría imaginado, me han iluminado).

De hecho, resulta curioso que de 250000 mensajes confidenciales estos haya ocupado gran parte de las portadas o páginas de este periódico. Podríamos entrar a valorar sobre la elección de contenidos, que responden claramente a una opción ideológica, como trataremos de demostrar en los siguientes apartados.

1.3 Noticias importantes.

En esta sección nos encontramos con algunas noticias que si revistieron alguna importancia. En nuestro país demostraban, supuestamente, la complicidad de la autoridades españolas con los vuelos de la CIA, o la obsesión del Gobierno del PSOE por recuperar la confianza y amistad de la Administración Bush tras la salida de las tropas de Irak tras las elecciones generales que llevaron al PSOE al poder, tras 8 años de Gobierno pro-EEUU del PP con su política Atlántica. Quizás la noticia más preocupante fue la del espionaje por parte del Gobierno de EEUU a los funcionarios de la ONU, entre ellos a Ban Ki-Moon su secretario general, sin embargo pocas consecuencias políticas ha tenido, más allá de un descrédito generalizado a los métodos empleados por EEUU en su política exterior e interior.

Curiosamente estos cables dirigen sus dardos hacia el Gobierno del PSOE y ministros no afines a el grupo PRISA, al igual que contra la Administración demócrata de Obama, que se ha encontrado con esta bomba de relojería. Resulta muy esclarecedor que a pesar de que muchos de estos cables se tenían de antes, se haya elegido este momento para sacarlos a la luz pública. ¿No tendrá que ver con las reformas planeadas sobre el sector financiero por Obama verdad?

En nuestro caso se deja en mal lugar la gestión del Ministro de Asuntos exteriores, Moratinos, del Ministro de Defensa y del propio presidente del Gobierno. Justo en el momento en el que más hincapié hace El País en el ¨ debate sucesorio ¨, donde El País apoya con descaro a Rubalcaba.

2. Las consecuencias de las filtraciones:

Esto nos lleva a las preguntas que nos hicimos al principio y a cuales han sido las consecuencias de estas filtraciones tan importantes.

La primera consecuencia es que el bombardeo al que se han visto sometido los lectores sobre Wikileaks, esto ha producido dos efectos principalmente. El primero es que el exceso de información produce desinformación, y el segundo es consecuencia del primero, al no tener tiempo para asumir lo que se publica, e interiorizarlo, ha producido un perverso ¨ mal de Stendhal ¨ (solo que sin belleza de por medio). También ha tenido como consecuencia la demostración palpable de la falta de ética en el periodismo, ya que el exceso de rapidez en la publicación de dichos cables, y su manipulación, ha demostrado la falta de contrastación de fuentes y la búsqueda de titulares sensacionalistas. Han perdido una gran oportunidad de haber hecho periodismo de calidad y devolverle credibilidad a la profesión tradicional, vender periódicos ha pesado más que una producción de calidad, la vente de audiencias a los anunciantes ha primado mucho más, como diría Noam Chomsky en la Gran idea, ya que a fin de cuentas estos pagan las facturas.

3. Conclusión: ¿Qué ha cambiado con Wikileaks? Dificultades de hacer una valoración histórica.

Es difícil aseverar cual ha sido el impacto de Wikileaks a nivel histórico, ya que como ha sucedido hace poco no tenemos la suficiente perspectiva para poder juzgarlo de manera científica o valorarlo en su justa medida. Si nos ajustamos a lo que ha ocurrido hasta ahora las consecuencias son pocas, en EEUU ha supuesto un duro golpe a la Administración Obama aprovechado por la derecha y extrema derecha, como el Tea Party, para tratar de eliminar cualquier propuesta que suene a progresista emanada de la Casa Blanca (y de los demócratas), en España le ha dado armas al PP, pero las consecuencias políticas han sido casi nulas, la Crisis que golpea a nuestro país oscurece el daño político y de imagen del Gobierno del PSOE.

La diplomacia continua sin demasiados cambios, la demostración de esto es Libia, la realpolitik donde priman los intereses sigue totalmente vigente, los principios son inexistentes o se dicen en los discursos ¨ oficiales ¨ sin ser creídos por quienes los pronuncian, ni por supuesto ser seguidos por ellos mismos. Lo que si va a suponer es un gasto mayor en protección de datos y programas contra-hackers que enriquecerán a varias compañías de informática (entre ellas a Microsoft), también es muy previsible que traten de cortar las alas a los internautas, tratando de controlar un espacio que se demuestra ingobernable y peligroso para los Gobiernos o lobbys económicos, el papel de las redes sociales en campañas de agiprop o en las revueltas en el mundo árabe posiblemente haga replantearse mucho las políticas gubernamentales (o de empresas privadas) a este respecto.

Respecto al periodismo, ha perdido una gran oportunidad de tratar de recuperar su papel al que aludíamos en la introducción, ha vuelto a caer en los mismos errores y vicios del pasado. Wikileaks no ha supuesto un nuevo Watergate, ni ha supuesto un cambio sustancial en las normas del juego, a fin de cuentas aludiendo a la famosa frase del Gatopardo, ¨ se trataba de cambiarlo todo, para que todo siguiese igual ¨, o dicho de otra forma, sin novedad en el frente. Cuando haya pasado un tiempo se podrá destapar quien hay detrás, además de los periódicos, de Wikileaks y cual ha sido el impacto a medio plazo de estos hallazgos, a corto ya hemos visto sus consecuencias.

Bibliografía:

- El País digital.

- La Gran Idea, entrevista a Noam Chomsky. (Se puede consultar en la web de INEP, política para profesionales).

  1. Olga Cuadrado
    Junio 3rd, 2011 at 19:48 | #1

    Pedro, has realizado un post de calidad. Lo único que podría haber utilizado más la hipertextualidad, enlaces a la entrevista que citas, entrevistas, etc. Hay algunas erratas en el texto pero de menor importancia.

    Olga Cuadrado

  1. No trackbacks yet.