diplomacia internacional y wikileaks Entre el pasado, presente y futuro

Marzo 15th, 2012 hecham No comments

La filtración de wikileaks difícilmente va a cambiar el conceptos de la política exterior de Estados unidos , pero si que va a tener un profundisimo impacto en la manera en la que trabajan los diplomáticos destinados en las embajadas . en el pasado ,los embajadores eran los mejores conocedores del país en lo que servían hasta el punto de que prácticamente eran  ellos quien diseñaban la política exterior de su país hacia el Estado en el que estaban destinados .Pero en una época con medios de comunicación masiva donde de información fluye en tiempo real en Internet y las distancias se han acortado enormemente ,el papel de las embajadas y de los diplomáticos  destinados en ellas ya era decreciente.

Actualmente en día , las embajadas no suelen hacer la política , solo la gestionan , es decir ejecutan las directrices que vienen de la capital e informan de sus consecuencias . para ello se apoyan en una red de contactos locales mas o menos afines que les ayudan tanto a contrastar la información que aparece en los medios de comunicación entre los actores políticos de las Embajadas mundial como a entender lo que realmente pasa dentro de los países del mundo .

Es interesante por ejemplo ver la confusión . que hay que suponer involuntaria , entre los documentos son ,lo que dicen realmente , y lo que algunos especialistas , analistas y medios de documentos afirman que dicen ,son telegrmas auténticos de diplomáticos de Estados unidos  a su capital , a Washington . en este sentido , el presidente ruso Medvedev ha estado acertado  cuando ha dicho a primeros de diciembre ,  no sin ironía , que no hay para tanto , y que si viéramos sus propios ´telegramas´, habría algunas sorpresas , mucho analistas y criticas en este corte se han equivocado cuando han afirmado que , según estos telegramas de forma politica mundial , pero lo verdad hay de  muchos de conceptos muy importante dentro de los papeles de sistema política exterior de  cada embajada queda demostrado que el gobierno de tal o cual ministro . en España por ejemplo , ha hecho o no hecho determinada cosa , y ello es aplicable al caso de los vuelos de la CIA , la muerte de periodista Couso en Iraq , o lo que  dice o hace tal o cual ministro .En realidad y en sentido estricto estos telegramas ( cuya autenticidad la administración de Estados unidos no ha negado en ningún    momento ) dicen que el Embajador X o Y ( por ejemplo el Sr . Aguire , anterior Embajador en Madrid ) dice que el ministro o el juez o el fiscal X ,Y O Z le han dicho que harán o no tal cosa , el manual mas elemental de periodista principiante exige verificar , confirmar con la otra parte , reconfirmar con la otra parte  reconfirmar con fuentes independientes y  otra parte la obviedad de algunos ejemplos . la administración  de EEUU espió a Ban ki-moon  . Estas cosas no se hacen ,o,  si se hacen , no se dicen ,y, si salen, se riegan . Pero ademas , es cosa sabida -pero nunca admitida - que cuando hay que cambiar al secretario general de las Naciones Unidas hay un proceso formal de selección , aprobación y nombramiento  , que describe la normativa de la organización , y un proceso real , material entre bastidores , que se resume así , si algun de los cinco miembros permanentes de consejo de Seguridad dice que no , la propuesta no prospera , pactan entre ellos , tanto a la alta . como a la baja . si anterior brillo mucho o fue bastante autónomo (  por ejemplo Kofi Annan ) el siguiente sera de perfil mas diluido . pero ademas hay que informarse para evitar problemas embarazosos  Krut Waldheim , ya elegido y en su cargo de secretario general , acabo admitiendo que en la segunda guerra mundial no estudiaba Medicina en Viena  sino que era un teniente de las Waffen SS muy activo en los balcanes . se le había olvidado , los gobiernos árabes piden poner  fin a la amenaza nuclear de Irán es la posición oficial de todos ellos y , en teoría de todos lo gobiernos que son miembros de Tratado de No Proliferan ( es decir , todos menos India , Pakistan . Israel y Corea Norte ) .

wikileaks se han marcado un tanto ,pero parece claro que este episodio no marca un antes y un después  de las practicas de diplomacia . como ha dicho crudamnete el secretario de defensa de Estados Unidos , Robert Gates ” the fact is , governments deal with the United states because it s in their interest , not because they like us , not because they trust us , and not because they believe me can keep secrets , Many governments deal with us because they fear us , some because they respect us , most because they need us, We are still essentailly , as has been said before , the indispensable nation , so other nation will continue to deal with us . ”

Es una de las confirmaciones mas claras y contundentes de que los principios del llamado realismo siguen dominado ( y así sera por mucho tiempo ) la relaciones internacionales . lo bueno es que sus fundamentos : la razón de Estado , la relación entre ser temido o ser respetado etc.., todo esto ya lo formulo con definitivo talento y actualidad un famoso  intelectual de su tiempo : Nicoolo bernando d machialli , Internet crea pocas novedades , es tod  una enorme multiplicador de cualquiera cosa que pase ahi fuera .

Sin embargo , un lamento unánime de todos los responsables geográficos en las sedes centrales de los ministerios de Exteriores se refiere a la escasa calidad de la información que viene de las Embajadas  : en general , dicen , los telegramas son demasiado largos . y tienen poco contenido original . si algo añaden estos telegramas a lo que publican los medios de comunicación local , en los que generalmente se inspiran , tiene que ver con aquellos aspectos que siempre son mas difícilesde  captar desde fuera . Adentrarse en las luchas de poder dentro de un gobierno , saber quienes mandan o influyen realmente , palpar el estado en opinión de las élites, intuir cuales son sus prioridades reales y posibilidades de éxito , todo ello requiere hablar con mucha gente . aquí y allá , para componer un retrato  que tenga cierto valor . en eso los diplomáticos son como periodistas y los telegramas como un confidencial mas , pero con la diferencia de que hasta ahora , las reglas del juego eran inexistentes . y también que corre actualmente en mundo árabe tunes  , Egipto y libia seria .., es lo verdad es el tiempo de cambiar del concepto del poder blande de todas las formas del autoridad .

BIBLIOGRAFÍA

http://www.marianne2.fr/Mots-de-l-annee-2010-Wikileaks-le-casse-diplomatique-du-siecle_a201132.html

Un punto de inflexión

Marzo 31st, 2011 luridoy 1 comment

El ejército estadounidense mata civiles en los conflictos en los que actúa y tortura prisioneros en cárceles propias en países ajenos. Los miembros de todas las diplomacias del mundo expresan en la intimidad opiniones que no hacen públicas, en términos mucho más crudos de los que jamás utilizarían de cara a la galería. El Departamento de Estado de Estados Unidos de América investiga a personalidades políticas de todo el mundo y utiliza a sus diplomáticos como espías. 76607 documentos sobre la Guerra de Afganistán, 390136 documentos sobre la Guerra de Irak y 251287 cables diplomáticos después, no sabemos nada que no supiéramos ya, o por lo menos sospechásemos.

Y sin embargo, WikiLeaks marca un punto de inflexión, no tanto por la naturaleza de las revelaciones que ha hecho, sino por la inmensa cantidad de documentos filtrados, que no tiene precedentes, por la fuente de la que proceden y, sobre todo, por la gran trascendencia mediática que han tenido. Así, el debate que ha generado WikiLeaks no es tanto en torno a los contenidos de los cables diplomáticos, sino al hecho mismo de las filtraciones, a la manera en al que se consiguieron y publicaron y a las personas involucradas en todo el proceso.

El medio es el mensaje

La afirmación de Marshall Mcluhan parece hecha a propósito para todo el asunto de WikiLeaks y los cables diplomáticos. No hay más que hacer un escanéo rápido a los medios de comunicación más importantes para darse cuenta de que, incluso en los cinco que tuvieron un acceso privilegiado a las filtraciones (The Guardian, The New York Times, Der Spliegel, Le Monde y EL PAÍS), las noticias, editoriales y estadísticas se refieren a la polémica creada sobre los secretos de estado y la seguridad nacional, a la persona de Julian Assange, o a la falta de seguridad de la red de comunicación de la diplomacia estadounidense al menos en la misma medida en al que hablan del contenido de dichos cables y las consecuencias directas de la información revelada.

Así, The New York Times por ejemplo resta importancia a las revelaciones de los cables diplomáticos, tildándolos de “buen cotilleo” que no causa daños reales a la diplomacia estadounidense en este artículo. The Guardian hace lo mismo en este otro, donde su autor ridiculiza la comparación entre la filtración de WikiLeaks y la de los Papeles del Pentágono de 1971, argumentando que la información que la página del señor Assange revela no tiene en absoluto la trascendencia política que tuvieron los documentos relativos a la intervención de Estados Unidos en la guerra de Vietnam. El propio Secretario de Defensa Robert Gates reconoce en una rueda de prensa que la situación es “embarazosa y extraña”, pero que las consecuencias para la política exterior estadounidense son bastante moderadas.

El debate

Pero si bien la relevancia de la información revelada puede ser cuestionada, no existe la menor duda de que la filtración de más de 250000 cables diplomáticos de la primera potencia del mundo generan polémica. Dejando de lado el hecho de que un simple soldado de 22 años pudiera descargarse tal cantidad de datos confidenciales del país que más dinero gasta en defensa del mundo (pero sin olvidar que Bradley Manning sigue en prisión en condiciones cuanto menos cuestionables y que se enfrenta a la posibilidad de pena de muerte por traición), o toda la polémica surgida en torno al creador de la página web, Julian Assagne, que se ha convertido en un personaje propio de novela de espías, el debate se ha centrado sobre todo en la legitimidad de la filtración por parte de WikiLeaks en nombre del derecho a la información y de la necesidad de transparencia de los gobiernos, enfrentada a la importancia del secreto de estado en materias tan delicadas como la negociación diplomática que afectan a la seguridad nacional.

Aceptando que ambas posturas son válidas y que lo ideal sería un balance entre las dos, la gran duda que se plantea es: ¿quién decide que debe y que no debe saber la opinión pública?¿hasta donde llega la necesidad de discreción y donde empieza la ocultación indiscriminada de datos por parte de un gobierno que prefiere que la población no conozca sus trapos sucios?

Y es que lo que WikiLeaks pone en peligro es la pervivencia de un modelo de gobierno que oculta de manera indiscriminada información sobre las acciones que lleva a cabo y que se contradicen con la retórica de transparencia, justicia y democracia que su gobierno promulga. Lo que pone nerviosa a la administración Obama y ha llevado a su Secretaria de Estado a declarar (contradiciendo a su propio Secretario de Defensa) que WikiLeaks ha puesto en peligro la seguridad nacional y que ha atacado a la comunidad internacional no es el hecho de que se conozca la opinión negativa de un diplomático a cerca de un determinado dirigente político o las presiones de unos u otros países respecto a diferentes temas, sino la posibilidad de que la opinión pública comience a demandar más transparencia, y por lo tanto más responsabilidad, en dichas actividades.


Marshall Mcluhan, Understanding Media: The Extensions of Man, Nueva York, Menton, 1964

Categories: Wikileaks Tags:

WIKILEAKS Y LAS CUMBRES INTERNACIONALES SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO

Marzo 31st, 2011 nuriasanchez No comments

Para la redacción de este ensayo me ha sido muy útil haber seguido en tiempo real la información publicada por el periódico El País y los otros medios elegidos por Wikileaks para difundir los cables, y varios reportajes de RTVE. A partir de ahí, seleccioné los cables que interesaban a mi investigación. Asimismo, he leído los principales tratados en relación con los acuerdos y cumbres sobre cambio climático, además de informes sobre la cuestión realizados por think tanks.

Desde que el pasado 28 de noviembre el periódico El País comenzara a publicar los documentos de Wikileaks, la opinión pública no ha salido de su asombro, debido a la confirmación de la ocultación desde los gobiernos, políticos y diplomáticos de información, y no sólo eso, sino la constatación de que públicamente se decía una cosa, y de puertas para adentro las acciones eran bien distintas.

Entre la ingente cantidad de información aún no totalmente desvelada, se encuentran documentos relativos a cumbres internacionales sobre cambio climático. Teniendo en cuenta los intereses económicos derivados para algunos Estados, que tendrán que pagar a partir de 2012 los derechos de emisión de gases de efecto invernadero, no es raro que algunos países parte hayan tenido un doble discurso.

La mayoría de los cables difundidos hasta ahora hacen referencia a la cumbre internacional sobre cambio climático celebrada en Copenhague. La información publicada arroja luz sobre las verdaderas relaciones internacionales que se dejan entrever en los encuentros multilaterales, en los que no sólo relucen los temas a tratar según la agenda oficial, sino que también influyen otros asuntos como las relaciones económicas y de poder.

Así, durante la cumbre de Copenhague, la Unión Europea (se entiende, sus representantes) se sintieron desplazados y excluidos del grupo “de poder” de la negociación. Según un cable confidencial emitido desde la Embajada de Bruselas a Washington, Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, se refirió a la cumbre como “increíble desastre”, añadiendo que Europa había sido “maltratada” y “excluida”. En la conversación que según el cable mantienen Van Rompuy con el embajador estadounidense Howard W. Gutman, éste le responde que él no estuvo allí, pero que según los informes que había visto, parecía más un encuentro caótico que una decisión de excluir a Europa, a lo que Rompuy responde que “ellos podrían sin duda haber llamado a Europa y decirnos que fuéramos”, y concluyó con “los encuentros multilaterales no funcionarán”[1]. La importancia de esta conversación radica en saber cómo funcionan realmente este tipo de cumbres, y las alianzas que se llevan a cabo tras la cortina.

En otro cable confidencial emitido a Washington[2], se narra la conversación mantenida entre la comisaria de Cambio Climático de la Unión Europea, Connie Hedegaard, y Michael Froman, representante de la Casa Blanca (reunión el día 27 de enero en Bruselas con veinticinco miembros de la Unión Europea). En ella, Hedegaard le pregunta a Froman sobre los esfuerzos que en materia legislativa está haciendo los Estados Unidos y las dinámicas políticas en torno a las elecciones al Congreso y cómo podrían éstas influir en la cooperación internacional en su avance hacia la cumbre de Cancún. A lo que Froman responde que los Estados Unidos, haciendo caso omiso del objetivo internacional de trabajar en la aplicación del Acuerdo de Copenhague así como en los demás temas de las Naciones Unidas, no va a cambiar. Y añade que seguirán trabajando con la legislación interna.

ABANDERADOS DE LA LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

En el año 2006, Al Gore, el que fue vicepresidente de los Estados Unidos, encabezó una campaña dirigida a dar a conocer los riesgos del cambio climático a lo largo de varios años ofreciendo conferencias por diversos lugares del mundo. Esta ocupación le llevó a recibir el Premio Nobel de la Paz, junto con el Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas en 2007.

Indudablemente, todo aquel activista o ciudadano simplemente preocupado por el planeta debe agradecer que durante esa etapa, y gracias a él y a su equipo de comunicación, la lucha contra el cambio climático estuviera en boca de todos. No había medio de comunicación que no se hiciera eco de su documental, Una verdad incómoda, y de su libro, con el mismo nombre. Ni siquiera la alfombra roja se libró de la ola verde que azotaba a la sociedad occidental, siendo testigo de cómo el documental se llevaba el Óscar. En España no fuimos menos, y le otorgamos nuestro máximo galardón, el Premio Príncipe de Asturias en la modalidad de Cooperación Internacional. Pero, ¿qué beneficio extrajo él?

Tras la cumbre de Cancún, el presidente boliviano, Evo Morales, proclamó que “los pueblos del mundo tienen una gran bandera de lucha para defender los derechos humanos defendiendo los derechos de la Madre Tierra”, añadiendo que “los principios, los valores no se negocian y jamás Bolivia va a negociar los principios de los pueblos del mundo”, lamentando “que si algunos pequeños países aceptaron, fue por la plata”[3].

Sin embargo, según el cable de Wikileaks publicado por el diario El País el pasado día 3 de diciembre[4], en el informe que se envía desde la embajada de Estados Unidos en La Paz a Washington se apunta a que a pesar de que Bolivia ya esté sufriendo
daño real de los efectos del calentamiento global, parece que Evo Morales

prefiere sumar puntos de retórica en lugar de contribuir a una solución. Esta posición radical le valió los aplausos de los grupos anti-globalización, pero le ha distanciado de muchos países desarrollados y la mayoría de los vecinos de Bolivia. La evaluación desde la embajada estadounidense es que Bolivia queda fuera del alcance de Copenhague, al menos hasta que Morales considere los límites de su enfoque.

En el mismo cable, y siempre según la información enviada por el diplomático estadounidense, se dice que Evo Morales parecía deleitarse en su posición en la Cumbre de Copenhague, ridiculizando las propuestas de los países desarrollados, y haciendo extraordinarias demandas de reparación y ayuda. El embajador danés en Bolivia, Morten Elkjaer, contó a los representantes de Estados Unidos que Morales canceló la mayor parte de su programa bilateral en el último momento, incluidas las reuniones con las empresas de energía limpia, los expertos de energía sostenible, y las principales empresas danesas y federaciones de trabajadores. El primer ministro danés, Rasmussen, pasó unos desagradables treinta minutos con Morales, según Elkjaer, en los cuales el presidente boliviano agradeció la ayuda bilateral (Dinamarca dona a Bolivia unos 30 millones de dólares anuales en ayudas), pero rechazó tratar las cuestiones sobre cambio climático. ¿No resulta contradictorio hablar del dinero que reciben otros países al mismo tiempo que también se recibe, y sin embargo, no dar ninguna opción a la negociación?

CONCLUSIONES

Tras dieciséis Conferencias de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, la integración de todos los países resulta fundamental para la negociación. El hecho de que los países más contaminantes del mundo sean los más reticentes a cumplir lo pactado en el Protocolo de Kyoto, hace que los esfuerzos realizados por los demás Estados parte sean insuficientes. Los cables emitidos por las embajadas estadounidenses a lo largo y ancho del mundo ponen en evidencia las trifulcas ocurridas durante las cumbres internacionales, en algunas ocasiones, más propias de “patio de colegio”, que de los responsables últimos de la salud del planeta y de todos los que vivimos en él[5].

Es ahora cuando, una vez conocidas las citadas informaciones difundidas desde Wikileaks, las ONGs y la sociedad civil en general tendrán qué valorar qué responsabilidades pedir a sus dirigentes, depositarios de la voluntad que adquieren los Estados cuando firman un acuerdo y del deber de intentar dejar un “mundo mejor” para sus ciudadanos.

BIBLIOGRAFÍA

Comunicados de prensa de Naciones Unidas publicados en la página web de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático: http://unfccc.int/

Información de cables de Wikileaks publicada en el periódico El País.

Página web de Wikileaks.

Informe de Oxfam Internacional: Ahora más que nunca: unas negociaciones a favor de quienes más lo necesitan.

Informes de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. (Se han utilizado los informes de todas las sesiones).

Protocolo de Kyoto sobre la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

Texto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

Carta por la que la Unión Europea se compromete a la reducción de emisiones a los objetivos de 2020.

Noya, Javier (2007). “Diplomacia pública para el siglo XXI”. Real Instituto Elcano.

De Paz Báñez, Manuela A. (1998). “Economía mundial. Tránsito hacia el nuevo milenio”. Pirámide.

Diez de Velasco, Manuel (2006). “Instituciones de derecho internacional público”. Tecnos.

Del Arenal, Celestino (1984). “Introducción a las relaciones internacionales”. Tecnos.


[1] Documento 242382 de Wikileaks, publicado por el periódico El País el día 3 de diciembre de 2010.

[2] Documento 249182 de Wikileaks, publicado por el periódico El País el día 3 de diciembre de 2010.

[3] Agencia de noticias EFE, 13 de diciembre: Evo Morales se proclama vocero de los “pueblos del mundo” pese a su derrota en Cancún.

[4] Documento 247943 de Wikileaks, publicado por el periódico El País el día 3 de diciembre de 2010.

[5] Según el informe publicado por Oxfam Internacional, Ahora más que nunca: unas negociaciones a favor de quienes más lo necesitan, ha habido 21.000 muertos a causa del cambio climático en los primeros nueve meses de 2010

LA APUESTA POR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Marzo 31st, 2011 esperanzaluengo No comments

Supongo que muchos de nosotros contemplábamos la vorágine producida por WikiLeaks con curiosidad, incredulidad y hasta con cierto grado de divertimento. Poniendo atención a todos los acontecimientos que se fueron sucediendo a partir de los primeros documentos con carácter “comprometido”, no se desvelaba nada de lo que todos, hasta cierto punto, podíamos sospechar: nada es lo que parece.

Bien, entonces, cuál ha sido el detonante, por qué el descubrimiento de ciertos secretos diplomáticos han producido tanta debate, tanto revuelo. ¿Creíamos que las relaciones internacionales eran ciertamente lo que podíamos ver a través de las noticias? ¿Las cumbres, reuniones y tratados internacionales son lo que reflejan en el papel? ¿De verdad existe alguien que pueda pensar que nuestra clase gobernante es honesta con sus votantes?

No sé darle respuesta a estos muchos interrogantes y a otros que podríamos formular casi de forma ilimitada, lo que si puedo intuir, mejor dicho sentir, es que la gente de a pie se ha indignado, indignado de verdad, y a reaccionado en el momento en que ha dejado de ser simple sospecha, rumor o algo irreal para convertirse en realidad, colándose en nuestra cotidianidad, en forma de documentos palpables.

Yo me preguntaba: y ahora, ¿qué? Casi había dejado de preocuparme si “esto” llegaría a servir para algo o si simplemente y como pasa con casi todo, dejará de ser actualidad en poco tiempo. Sin embargo, la chispa ha prendido, y bien, en forma de Ley, con poder legislativo, lo que dará derecho efectivo a muchos profesionales dedicados al periodismo de investigación. Relato muy brevemente la noticia porque no tengo tiempo de casi nada, si deciros que mañana colgaré las fuentes y demás información respecto a la IMMI.

Este fue mi punto de arranque: Julian Assage en el Parlamento Europeo: la noticia relata como participó en un Seminario organizado por los Eurodiputados Liberales críticos con ACTA en junio del 2010. La diputada islandesa Birgitta Jónsdóttir, activista en la Red y promotora de la Iniciativa Islandesa para Medios Modernos (IMMI, en sus siglas en inglés) le había invitado.

La idea empezó a revolotear en agosto de 2009 tras el cese de la emisión en el canal de televisión RÙV por orden judicial de un documento que exponía los riesgos del banco Kaupthing, diana del escándalo económico islandés. El papel llegó a WikiLeaks y su contenido subió a la Red sin freno alguno -RÙV ayudó con picardía a difundir la dirección de la página web. Este bofetón al ejercicio del periodismo, la falta de información de los ciudadanos y el estallido de una crisis si cabe inesperada alimentaron la bola de nieve que en diciembre Julian Assange y Daniel Schmitt, padres de WikiLeaks, empujaron hasta la reunión de la Icelandic Digital Freedom. Society, donde parlamentarios como Jónsdóttir -en el asiento desde abril de 2009-, escritores, periodistas y activistas vislumbraron la IMMI. La Iniciativa Islandesa para Medios de Comunicación Modernos”.

El Gobierno islandés desarrolla una propuesta parlamentaria para blindar la ley de prensa más fuerte del mundo con el aporte de las legislaciones internacionales que más salvaguardan la información.

El Parlamento islandés, con el apoyo del actual Gobierno, ha dado luz verde a una propuesta legislativa para convertir el país en un refugio de la libre expresión. “La nueva Islandia tiene que garantizar que periodistas y público en general accedan a la información” explica en conversación telefónica la escritora y diputada islandesa Birgitta Jónsdóttir, activista en la Red y promotora de la Iniciativa Islandesa para Medios Modernos (IMMI, en sus siglas en inglés) en la que WikiLeaks, contenedor online de filtraciones hoy en alza, ha colaborado desde que fuera tan solo una mera ocurrencia.

Puedo deciros que esta Ley fue aprobada por unanimidad el 16 de Junio de 2010. Casi no ha tenido repercusión mediática y así aparece en el artículo: la revolución silenciosa: Islandia:

“El 2011 ha comenzado marcado por grandes cambios en el mundo árabe, Túnez encendió una mecha que ya ha prendido en muchos otros países. Sin embargo, los árabes no han sido los únicos: en el seno del mundo occidental, aunque pasando prácticamente desapercibida para los medios de comunicación, Islandia emprendió en 2008 una revolución que logró tumbar un Gobiern,: se negó a pagar su deuda externa y hoy reescribe su propia Constitución”.

Los islandeses han demostrado que el pueblo unido es capaz de sacudir los cimientos del orden establecido y tomar las riendas de su futuro.”

No podría expresarlo mejor, aquí esta, esto ha sido el detonante, y todo un Gobierno se ha hecho eco de una necesidad expresada por la sociedad civil para defender uno de nuestros derechos fundamentales: La libertad de expresión.

Categories: Wikileaks Tags:

Un nuevo huésped en la sociedad internacional

Marzo 31st, 2011 roselmariarivera 1 comment

Casi como por arte de magia, así ha irrumpido en la sociedad internacional un nuevo elemento de discordia: Wikileaks y su iluminado creador Julian Assange con sus 250.000 mensajes cifrados que han pasado a ser documentos públicos a través de algunos de los periódicos más importantes a nivel mundial como el New York Times, le Figaro , Der Spiegel , The Guardian y El Pais.

Tras obtener todo tipo de informaciones a través del dossier de prensa facilitado y realizar una búsqueda a través de Internet, especialmente teniendo como referencia los artículos de opinión que se encuentran en el Diario El País, medio que también ha publicado las transcripciones de los mensajes cifrados como en los artículos aparecidos en el Diario el Mundo y otros artículos entre los que se encuentran los abajo citados, llego a la conclusión de que me parece que este es un tema tan abierto y con tantas aristas, que sólo con poder leer los mensajes transcritos, cada persona a la que se consultase tendría un análisis propio y seguro que acertado de la situación en la que nos ha dejado Assange desde finales de noviembre del pasado año.

La filtración de estos 250.000 cables o mensajes confidenciales, obtenidos como resultado de una petición realizada por el Departamento de Estado Norteamericano de la Administración Obama, al frente del cual se encuentra la Señora Clinton, ha supuesto la revelación de miles de datos tratados como confidenciales según los cuales el personal de las más relevantes embajadas norteamericanas en el mundo, han podido conocer y dar a conocer a su administración y servicios secretos datos referidos a los gobernantes y personas destacadas de la mayoría de países con los que tienen relaciones comerciales, incluso con aquellos con los que están directamente enfrentados, llegando a recabar información a altos funcionarios de Naciones Unidas, informaciones por cierto referidas a los horarios de trabajo o los números de tarjeta de crédito de dichos funcionarios, ¡algo sumamente importante y digno de ser espiado si señor!

Tengo que reconocer que por más información que he obtenido y más artículos de opinión que he podido conocer, me mantengo firme en mis primeras impresiones acerca de este fenómeno mediático; desde que comenzaron a circular estos cables en prensa y se daban a conocer, he estado de acuerdo con los que señalan que realmente la información que ha salido a la luz no aporta nada más allá de lo que ya se sabía o es más de lo que muchos medios y organizaciones civiles vienen denunciando desde hace mucho tiempo, ¿qué es tan escandaloso? ¿Los informes de situación que hacen los diplomáticos norteamericanos de los Jefes de Estado y Ministros de los países amigos/enemigos?, ¿la certeza callada de la poca revisión y cuidado de las centrales nucleares japonesas que ya desde 2008 y antes la Agencia de la Energía Atómica y la ONU vienen denunciando?, ¿los asesinatos de civiles en guerras como Irak o Afganistán? y tantos otros temas a los que hacen referencia los citados cables a los que algunos periodistas y analistas han asegurado que sólo serán útiles para el estudio de los expertos y analistas en relaciones internacionales.

Sin embargo hay un elemento que ha llamado mi atención y me ha hecho ver que más allá del estelar Julian Assange y el soldado de 22 años Bradley Manning y su posible condena por revelar secretos de Estado y es la posibilidad que nos puede ofrecer este tipo de revelaciones en el futuro para casos como el del periodista español asesinado José Couso, según los cables de Wikileaks que vienen a confirmar lo ya sabido o aceptado por gran parte de la sociedad española, las autoridades norteamericanas hicieron lo posible por frenar y archivar el procedimiento judicial abierto contra los militares estadounidenses por la responsabilidad de la muerte del cámara español en la guerra de Irak. Con estas nuevas revelaciones la familia ha condenado enérgicamente la posición de las administraciones española y estadounidense y se ha abierto la posibilidad de nuevas esperanzas en la resolución de este y otros conflictos internacionales provocados por los daños colaterales y fracasos en la resolución diplomática de controversias internacionales.

Otro temas destacable en la mayoría de los artículos de opinión sobre Wikileaks es la llamada controversia entre la libertad de información sobre la política llevada a cabo por sus Estados a la que los ciudadanos deberían de tener acceso y la confidencialidad desde siempre adquirida por el mundo diplomático como una de sus señas de identidad más preciadas.

Tras la filtración de estos documentos se ha abierto un nuevo debate auspiciado por Julian Assange y cientos de ciudadanos que desde las redes sociales claman por un nuevo sistema geopolítico internacional, en el que las organizaciones internacionales y los Estados sean más transparentes y estén sometidos al ojo público, ya que como ciudadanos contribuyentes es una necesidad participar en las decisiones tomadas por nuestros representantes y por otro lado encontramos la posición defendida desde la Administración norteamericana y por ende se da por entendido, que por todas las Administraciones del resto de países implicados, que defienden la idea de la confidencialidad de sus políticas tanto internas como de cara al exterior con la idea de la defensa de la ciudadanía, la lucha contra el terrorismo y la defensa de la soberanía del Estado por encima de cualquier otro planteamiento.

Hace pocas semanas el profesor Del Arenal en una de sus clases hizo referencia a los nuevos actores que forman parte de la Sociedad Internacional y citó expresamente el caso de Wikileaks como un caso de estudio o controversia: ¿Puede considerarse Wikileaks como un nuevo actor internacional? ¿Realmente sus informaciones harán tambalearse el difícil y convulso escenario internacional actual? ¿Serán los Estados capaces de establecer una nueva y real Diplomacia Pública basada en la confianza de los ciudadanos en sus instituciones?

Desde mi punto de vista Wikileaks aún es un huésped en la escena internacional, incomodo para los poderosos y revelador para una parte de los ciudadanos, otros tantos estamos a la espera de saber si dejan que el invitado se quede en casa o se le echa de la misma castigado y sin cenar.

Wikileaks ¿información o conspiración?

Marzo 31st, 2011 alexandraveloz No comments

La actualidad tendrá como componente fundamental una sociedad informada expectante de los acontecimientos que proyecta,  en definitiva, una sociedad intercomunicada con la inmediatez de medios de difusión simultánea, lo que inspira a los medios de comunicación captar y difundir las noticias en cantidades impresionantes pero restando la calidad y con la fidelidad cuestionada en cuanto a su carácter independiente.

Es en este panorama que como afán de resistencia surgirán agencias alternativas de comunicación, la que aquí nos ocupa wikileaks creada en 2007,  como una promesa de transparencia, democracia, libertad  de expresión y sobre todo el derecho a la información desde una perspectiva alternativa, dejando al descubierto ciertos “secretos” conocidos, desnudando la confidencialidad internacional y “enfrentando” diplomáticamente a Estados.

Es quizás el mayor “boom” de wikileaks la publicación de más de  251,287 cables diplomáticos de Estados Unidos,  la mayor entrega de documentos confidenciales que se pusieran  a conocimiento público, sin duda, una publicación sin precedentes desestabilizando la imagen “oficial” de la potencia en el panorama internacional.

Lo más impactante de está publicación más allá de la repercusión internacional evidente es ciertos aspectos que no terminan de encajar fácilmente ¿ cómo ha sido posible filtrar documentos de una inteligencia estadounidense conocida históricamente como hermética y segura? y lo más asombroso es que la gran potencia no sólo no lo desmiente sino que además los acepta como verídicos asumiéndolos como “cuestiones privadas” que “no representan a la política exterior del gobierno de EEUU” .1

Pues surgen interesantes teorías como que Wikileaks en lugar de ser el informante imparcial…podría ser el desinformante que conspira en hacernos ver el dedo que apunta pero no el cielo que señala, revelándonos hechos relevantes pero no del todo desconocidos  seleccionados cuidadosamente quizás con el afán de desviar la atención de las verdaderas intenciones de la potencia como ocultar en cierto sentido la necesidad de Estados Unidos de que Pakistán continúe apoyando a los talibanes para mantener a flote la supuesta guerra de Afganistán con el fin lucrar del tráfico mundial de heroína y a mantener activa la economía de guerra estadounidense.

Entonces siguiendo con está teoría como afirma el Doctor Informático Luis de Salvador Carrasco “los documentos desvelados sobre la guerra en Irak minimizan el impacto de las fuerzas mercenarias en dicho conflicto y dan alas a los halcones norteamericanos para justificar acciones contra el vecino Irán, ya que proporcionan indicios del apoyo que presenta la República Islámica a la insurgencia”

Además, existe un reporte elaborado por el controversial periodista radicado en Washington, Wayne Madsen, que revela una aparente afiliación de WikiLeaks como parte de una operación oculta de la CIA. En el reporte se denuncia a WikiLeaks como parte de la estrategia de espionaje digital de Estados Unidos e Israel, operada por la CIA y el Mossad respectivamente, y como fuentes cita a comunicados de las agencias de inteligencia en China y Tailandia. En particular China sospecha que la organización tiene conexiones con el Mossad.

Cabe señalar también que se ha vinculado a George Soros con la agencia lo cual resulta por lo menos curioso.

De acuerdo con todas estás consideraciones Wikileaks al haber conseguido una difusión tan masiva en la sociedad y  al revelar  tal publicación en contra de la gran potencia se entenderá su veracidad y de ser así sería muy difícil un cuestionamiento en publicaciones posteriores. Noticias reveladoras que coincidentemente ya nos e tratará de Estados Unidos, sino tal vez de ciertos Estados que representen una pequeña molestia a la potencia creando una sutil y facil manipulación en la difusión de la información que sería casi imperceptible.

1.-http://www.wikio.es/video/c5n-hillary-clinton-wikileaks-4677597
2.http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_opinion/2010/DIEEEO25_2010Wikileaks.pdf
3.-http://www.taringa.net/posts/info/8309739/dudas-sobre-WikiLeaks-_conspiracion_.html

¿La diplomacia pública?

Marzo 31st, 2011 beatrizmartinez 1 comment

Wikileaks ha ofrecido a la ciudadanía datos inaccesibles al público que cuestionan la legitimidad de los Estados supuestamente democráticos.

A pesar de que la web Wikileaks fue activada en julio de 2007, no ha sido hasta finales de 2010 cuando esta web ha adquirido relevancia inusitada dándose a conocer mundialmente por la obtención de 250 cables diplomáticos grabados por Bradley Manning, un soldado estadounidense que trabajaba en una remota base iraquí.

Dejando a un lado la discusión tan suscitada sobre, por una lado, la libertad de expresión y el derecho de acceso a la información, promulgados por el art. 19 de la Declaración Universal de los Derecho Humanos (DUDH) de 10 de diciembre de 1948, que deben poder ser ejercidos por cualquier persona jurídica y, que deben ser protegidos y promocionados por los Estados; y, por otro lado, sobre el concepto un tanto idealista o naíf de la transparencia absoluta sobre las actuaciones gubernamentales en el ámbito internacional, que no deja de ser un espejismo de las características ideales de una democracia, siendo un sistema imperfecto indubitadamente es mejor de los que se han desarrollado a lo largo de la Historia. Prefiero centrarme en la diplomacia como la fortaleza inexpugnable del poder estatal en el plano de las relaciones internacionales y que constata la pérdida de soberanía de los Estados debido a la creciente interdependiencia de las relaciones con otros sujetos con personalidad jurídica internacional y, consustancial al incremento de esta vulnerabilidad es la disminución del poder estatal.

La actuación de los agentes diplomáticos se regulaba consuetudinariamente hasta la aprobación de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas del 18 de abril de 1961. Si se parte de la base de las funciones de una misión diplomática, que establece el art. 3 de esta Convención, destacando i) la protección de los intereses del Estado acreditante (aquel que nombra al diplomático y en nombre de quién lo representa) y de sus nacionales, dentro de los límites permitidos por el derecho internacional; ii) la negociación con el gobierno del Estado receptor; iii) conocimiento por todos los medios lícitos de las condiciones y de la evolución de los acontecimientos en el Estado receptor e informar sobre ello al gobierno del Estado acreditante. Así pues, esta relación se basa en la buena fe, la confianza, la cooperación, principios consuetudinarios del Derecho que regulan cualquier tipo de relación jurídica inter partes.

La tarea de los agentes diplomáticos ha evolucionado hasta el punto de que gran parte de su labor gira en torno al manejo de la información, tanto para su obtención y procesamiento como para su comunicación al Estado, fomentando la cooperación interestatal y la participación de personas jurídicas internacionales, la denominada diplomacia pública. Lógicamente, esta labor requiere un manejo diestro de la tecnología de la información.

Al igual que las empresas tratan de obtener una ventaja competitiva gracias a la información sobre los productos de sus competidores, los Estados a través de su cuerpo diplomático tratan de obtener una información más detallada sobre las actividades del resto de los Estados para situarse en una mejor posición negociadora para conseguir que la balanza del consenso se incline a favor de sus intereses. Llegado este punto, considero que lo más relevante, jurídicamente hablando, es, por una parte, determinar la legitimidad democrática de un Estado que, a través de su poder público, lleva a cabo actuaciones dudosamente lícitas o descaradamente ilícitas, y, determinar el límite deontológico y legal del grado de exhaustividad de una investigación para que ésta no se convierta en espionaje. ¿Puede un Estado condenar a uno de sus conciudadanos por la comisión de un delito cuando es el propio Estado quien lo fomenta?

Quizá, se pueda deducir la admisibilidad de las prácticas, desveladas por Wikileaks, retorciendo el sentido de las herramientas, a través de las cuales se deben llevar a cabo las relaciones internacionales según el Departamento de Estado de E.E.U.U., que son, entre otras: (1) la negociación, la persuasión y la influencia; (2) las tecnologías de la información y la comunicación; y (3) la figura del negociador que protege los intereses de EEUU y al mismo tiempo entiende los de la otra parte.

Por tanto, el debate sobre la libertad de expresión y el derecho a la información enmascara el verdadero problema, la injerencia de unos Estados en las actividades de otros, prohibida, por otra parte por el Derecho Internacional Público, y específicamente recogida en el art. 2.7 de la Carta de las Naciones Unidas, de 26 de junio de 1945. Asimismo, se han violado innumerables derechos fundamentales, incluso ciñéndonos exclusivamente a la labor “diplomática” podemos mencionar la violación del derecho a la vida privada de algunos cargos públicos. Inmiscuyéndose el cuerpo diplomático estadounidense en el plano personal protegido por el art. 12 DUDH que prohíbe “la injerencia arbitraria en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia” comete un delito contra el derecho a la intimidad.

Partiendo de esta premisa, podemos pensar que la legitimidad de un Estado disminuye cuando impone a sus nacionales y, a veces, a los nacionales de otros Estados “ocupados”, el cumplimiento de los preceptos democráticos, incluso mediante la fuerza, y el cumplimiento de los derechos fundamental mientras que, por otra parte, los incumplen derechos fundamentales a través de sus agentes diplomáticos. Agentes que, de acuerdo con los arts. 27 y siguientes de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas gozan de un amplio abanico de protección cualificada desde, sus comunicaciones hasta la inmunidad jurisdiccional, que impide que puedan ser juzgados ni condenados por el Estado receptor. ¿En qué ha quedado el smart power por el que apostaba la Sra. Clinton como secretaria del Departamento de Estado? Wikileaks ha desvelado algunas de las falacias de esta proclama, pues de los ejes principales destacamos (1) los valores y (2) los Derechos Humanos y la salud.

Los extractos de información publicados por Wikileaks pueden ser considerados como información confidencial que, de acuerdo con la definición de la RAE: “Que se hace o se dice en confianza o con seguridad recíproca entre dos o más personas”. La información confidencial puede, a su vez, clasificarse dependiendo del valor, eminentemente subjetivo, que se le otorgue dependiendo de las consecuencias que se puedan provocar por su divulgación o, en este caso, la publicación en los medios de comunicación.

La cualidad de confidencial es consustancial a la diplomacia y los mecanismos mediante los que se desarrolla, partiendo de la base de que la diplomacia es un medio por el que los Estados instrumentan sus relaciones, principalmente políticas, con otros Estados o personas jurídicas en el ámbito internacional. La labor diplomática facilita la cooperación interestatal permitiendo la adopción de decisiones o iniciativas para la realización de actividades comunes previa negociación consensuando intereses estatales divergentes y potenciando los comunes.

Sin ánimo de detenerme mucho en la cuestión, teniendo en cuenta que la información a la que hemos tenido acceso no deja de provenir de un proceso selectivo iniciado desde el origen, la persona que obtiene la información y la procesa, quien decide lo que se “vuelca” en la intranet de información diplomática y quien decide la accesibilidad a la información mediante los niveles de confidencialidad y el número de personas con acceso a ella. Entonces, con este proceso ¿ya ha comenzado la censura?, y ¿la dificultad de acceso a la propia web de Wikileaks?, y ¿qué hay de la “cuidada” selección realizada por los propios trabajadores de Wikileaks junto con el departamento de redacción de cinco periódicos occidentales? Recordemos que esta información se ha proporcionado de forma descontextualizada.

La filtración de la información realizada Wikileaks a medio plazo puede tener dos consecuencias que, dependen en gran medida del compromiso de los ciudadanos, o bien los ciudadanos ejercen presión sobre sus respectivos gobiernos para que la información de las relaciones internacionales sea más transparente y accesible, o bien, los gobiernos implantarán medidas de seguridad más restrictivas para evitar esa “fuga de información” mientras que los Estados continúan llevando a cabo su política de “doble rasero”. Curiosa sería la combinación de ambas, en el que la información proporcionada al público no se adecuase a la realidad, y ahora, podemos dar rienda suelta a toda clase de teorías conspirativas tan manidas por la industria cinematográfica estadounidense, aunque, por otro lado, parecen ser unos expertos en la materia, superando con creces la realidad a la ficción.

Bibliografía

A new diplomacy for the information age. United States Advisory Commission on Public Diplomacy. December. 1996. http://www.state.gov/www/policy/pdadcom/1996rep.html

El efecto Obama y la diplomacia pública de los EE.UU: de Bush a Obama (DT). Marta Jimeno Viñés. DT 44/2009 - 28/07/2009. http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/imagen+de+espana/dt44-2009

Cursos del Derecho Internacional y Relaciones Internacionales de Vitoria-Gasteiz. Celestino del Arenal. 2008. País Vasco.

Diplomacia, organizaciones internacionales, política internacional y relaciones internacionales: un ensayo metodológico y bibliográfico. Juan Carlos Pereira Castañares. Departamento de Historia Contemporánea Universidad Complutense. Madrid.

http://revistas.ucm.es/ghi/02110849/articulos/CHMC8383110281A.PDF

http://www.dinero.com.ve/index.php/articulos/opinion/782-wikileaks-privacidad-y-derecho-a-la-informacion-vs-poder

Wikileaks: La cyberguerre a Commencé. Courier International. Nº 1050.

http://cintaf.unia.es/file.php/1091/Curso10_11/Bloque2/Wikileaks/CourierInterna_BattleWikileaks.pdf

El fenómeno Wikileaks: Derecho a la información, censura y guerra en Internet. J. Gómez. 09 de diciembre de 2010. http://www.cubadebate.cu/noticias/2010/12/02/wikileaks-eeuu-contra-el-derecho-a-la-informacion/

Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, de 18 de abril de 1961

http://www.oas.org/legal/spanish/documentos/convencionviena.htm

Declaración Universal de los Derecho Humanos, de 10 de diciembre de 1948

http://www.un.org/es/documents/udhr/

Carta de las Naciones Unidas, de 26 de junio de 1945

http://www.un.org/es/documents/charter/chapter1.shtml

Wikileaks

http://213.251.145.96/

Cuando Wikileaks no se filtra en tu sofá

Marzo 31st, 2011 carolinasanchez No comments

Para redactar este post me he valido de artículos de prensa de periódicos de tirada nacional e internacional, así como del material cedido por los coordinadores del módulo virtual.

Tras la revolución que esta filtración de secretos de estado ha suscitado, algunos auguran un antes y un después en las relaciones internacionales. Pero, ¿realmente la publicación de esta información afectará al modo de proceder de nuestros gobiernos? A lo largo de esta reflexión, me centraré en el punto que más curiosidad me provoca: el impacto que en las masas tienen los datos hechos públicos por Wikileaks.

En efecto, la publicación el pasado noviembre de la información contenida en los cables de Wikileaks ha suscitado gran controversia entre gobiernos y opinión pública. Los gobiernos han reaccionado mal, tachando al líder de esta wiki, Julian Assange, de traidor y llegando a acusarle de supuestos delitos sexuales. Está claro que desvelar información, hasta ahora, confidencial sobre negociaciones entre estados que, en muchos casos, dejan en evidencia las miserias de la diplomacia, no podía ser bien recibido. Por su parte, varios periódicos de renombre (Der Spiegel, El país, Le Monde, The Guardian y The New York Times) han colaborado con Wikileaks seleccionando y clasificando información que les parecía de interés para publicarla posteriormente. Sin embargo, la opinión pública se muestra dividida: unos se forjan una opinión a favor y otros en contra, basándose en la pertinencia o inutilidad de que los ciudadanos conozcan las negociaciones que llevan a cabo los estados. Así, unos sostienen que las decisiones que toman los estados nos afectan directamente y que, por tanto, deben ser transparentes. Otros estiman que dicha información no debe transcender puesto que los estados manejan tal cantidad de datos que los ciudadanos seríamos incapaces de hacer valoraciones con fundamento.

Sin embargo, en este post me ocuparé de ese otro sector de la población que no se posiciona ni a favor ni en contra porque desconocen este debate. Me refiero a aquellos que están inmersos en otros menesteres que, no sin razón, les impiden preocuparse por temas que, más allá de su sofá, se perciben como ajenos. Hablemos de aquellos que pasan su tiempo interesados por los asuntos que al sistema les conviene que ocupen sus mentes; aquellos a los que se les ha negado la capacidad de tener un pensamiento crítico de noticias que afectan a su existencia sin saberlo. Me parece acertado dedicarles una reflexión ya que creo que el grosso de la ciudadanía mundial ignora la controversia creada por Wikileaks.

Lo cierto es que todo apunta a que esta polémica pronto pasará al olvido y sólo habrá servido para correr una cortina de humo durante varios meses sobre otros temas cuya difusión perjudicaría a los que detentan el poder. Controlar la información para manipular la opinión pública es un método bien conocido en el que todo son ventajas para el que lo lidera. Y lanzar un tema calificándolo de novedoso y explotarlo hasta la saciedad es una buena estrategia. Quizás sea bueno gozar de unas relaciones internacionales más transparentes pero en el seno de sociedades principalmente instruidas desde el sofá, mayor información sobre diplomacia no se traducirá en contestación social, no tendría utilidad. Nadie se levantaría del sofá para rebelarse en contra del sistema porque este ha hecho que la política no sea la prioridad de la mayoría de la gente.

Con ello afirmo que, en una sociedad ideal donde primara el conocimiento, Wikileaks aspiraría a marcar un hito en la historia de las relaciones internacionales por la indignación que provocarían en los ciudadanos ciertas negociaciones. No obstante, en una sociedad víctima de un sistema que la lleva de la mano por el camino de la ignorancia, atribuirle importancia a la confirmación de la veracidad de esos “secretos de estado” que, en muchos casos, eran “secretos a voces” es demasiado ambicioso. ¿Qué ha desvelado Wikileaks? ¡Wikileaks prácticamente sólo ha confirmado! Y, para aquellos cuya ardua rutina no les permite pararse en estos asuntos, Wikileaks no supone ningún hallazgo digno de mención. Desgraciadamente, el abismo que dista entre las cuestiones que barajan la diplomacia y el ciudadano medio es tal que esas cuestiones carecen de relevancia en sus vidas. Más cercanos sentirá aquél los temas que se formulen frente a su sofá: de evasión, de sueños utópicos pero creíbles y fácilmente digeribles. Me refiero, por supuesto, a la influencia de aquel “miembro de la familia” que, ubicado generalmente frente al sofá, como digno anfitrión de todo hogar que se precie, hace las veces de maestro de la “fructífera” “escuela de la ignorancia” (Vidal, R., 2003).

Referencias:

Vidal, R. (2003). Identidad, poder y conocimiento en la «sociedad de la información». Introducción al estudio de la temporalidad como eje del análisis hermenéutico [Publicación electrónica]. Alicante, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Disponible en Internet (15-02-2004): htttp://www.cervantesvirtual.com/FichaObra.html?Ref=11545.

Categories: Wikileaks Tags:

El nuevo Wikileaks y una libertad de expresión que no es igual para todos

Marzo 31st, 2011 hecham 1 comment

Al gobierno de Estados Unidos se le ha ido la mano. No tengo pruebas, pero hay dos grandes indicios: la coincidencia de la detención ahora de Assange y las empresas asustadas. El primero me parece más débil. Hay quien dice: ¿quién puede pensar que hubieran detenido a Assange sin su labor en Wikileaks? (Sin Wikileaks, tampoco lo hubieran denunciado y ni tan sólo hubiera ido a Suecia a dar la conferencia). Pero podría ser cierto. ídicen que es muy raro que un caso así vaya tan rápido. Los intereses y las presiones pueden haber jugado su papel.

Nuestra libertad de expresión es sagrada

Pero el segundo indicio es más obvio: las empresas que han cortado tratos con Julian Assange o Wikileaks (EveryDNS, Amazon, PayPal, Mastercard, Visa, PostFinance), sin una amenaza seria, no hubieran dado todas ese paso. Aunque no es la primera vez que por ejemplo PayPal intenta bloquear la cuenta de Wikileaks. Ya loen enero y la liberó días después; entonces no fue noticia mundial.

Así que ahí hay algo. Quizá solo es que haya gobiernos que ya estén cansados de Wikileaks. Pero la reacción americana ha hecho que olvidáramos los cables y pasáramos a defender la libertad de expresión. Nada como el sexo sin condón y las conspiraciones secretas para dar que hablar. Es sin duda noticia. ¿Por qué Estados Unidos se ha puesto así? Di teorías posibles en el último post. No voy a hacer más cábalas.

Los ataques cibernéticos que han recibido estas empresas no tienen nada que ver con Wikileaks ni con los hackers. Son, como dicen aquí, manifestaciones en la red, algo parecido a las protestas vandálicas contra el G-20 en la calle.

La libertad de expresión de otros es menos sagrada. El objetivo de Wikileaks, según Assange, es hacer que gobiernos y empresas se porten mejor por temor a que si hacen algo mal alguien se chive y la opinión pública se entere. Esto solo puede ocurrir en países libres. En los otros, por mucho Wikileaks, nadie se entera de nada.

Hoy dan el premio Nobel de la paz a un chino, Liu Xiabo, que esta en la cárcel. Su país bloqueó ayer los medios internacionales -en inglés- y por supuesto la prensa china está censurada. Rusia ha pedido el Nobel de la paz del año que viene para Assange por demostrar el doble rasero de Occidente. En el Líbano, un ataque cibernético ha hundido la web de un periódico que había publicado cables de Wikileaks relacionados con la región: el último, sobre la corrupción del presidente de Túnez.

En 2006, el “interés principal” de Wikileaks era “exponer a los regímenes opresivos de Asia, el antiguo bloque soviético, la África subsahariana y Oriente Medio”. Por ahora ha sabido sobre todo promover la transparencia en Occidente. Está bien, los secretos opresores deben airearse. Pero también hay que imaginar cómo ayudar en otras partes.

Los secretos son fáciles de inventar. Ayer se dio el primer caso público de uso fraudulento de Wikileaks: varios periódicos paquistaníes publicaron cables en los que diplomáticos americanos criticaban a India. Lo ha descubierto el Guardian, que ha cotejado las publicaciones con sus cables. No existen. La fuente era una agencia paquistaní que suele llevar noticias favorables al ejército. Ningún periodista firmaba la pieza.

Este es el problema de los secretos. Son fáciles de inventar y colocar. Esta vez ha sido fácil de descubrir. Pero en la próxima filtración de cien mil archivos “buenos”, puede haber varios falsos desde su origen. ¿Quién los detectaría? Wikileaks dice que hace todo tipo de comprobaciones, pero un día podrán no ser suficientes. También hay otras opciones para aprovecharse de Wikileaks: ¿cómo se sabría si un donativo enorme es de un gobierno o una empresa?

El futuro será de filtraciones. No hay vuelta atrás. Si alguien quiere hacer una filtración, seguro que encontrará el modo. Estará Wikileaks, pase lo que pase con Assange. No hay modo de bloquear una web que sabe reubicar su información. Pero además, Wikileaks tendrá competencia seria desde el lunes. Se llama Openleaks y son ex empleados de Wikileaks que acabaron mal. Su objetivo, como Wikileaks, es hacer llegar información secreta al público y garantizar el anonimato de la fuente. (Aquí está su tuiter, recién nacido.) Serán lo mismo que Wikileaks, pero sin Assange: “Queremos asegurarnos de que la organización será gobernada democráticamente por todos sus miembros, más que limitada a un grupo o individuo”, ha dicho uno de sus miembros.

Según su tercer tuit, sus prioridades son “infrastructura, neutralidad y fuerte relación con periodistas”. Quieren ser solo intermediarios: garantizar datos y anonimato, sin agenda política y que cada medio publique lo que crea conveniente. Así es probable que acaben las webs de filtraciones: como una ong seria que dé protección a gente con datos. Cuanto menos serias sean, más dudosas serán sus filtraciones. Si se hacen públicas o no, dependerá de periodistas. Como siempre.

La aparación de Wikileaks también da ideas. Media Matters es una organización americana que se encarga de vigilar qué dicen las teles y radios conservadoras y publicar las mentiras. Su principal objetivo es Fox. Han puesto en marcha un correo electrónico para que “empleados concienzudos” de Fox les manden anónimamente “ejemplos del desprecio de su empresa por el periodismo”. Ayer ya publicaron uno muy bueno (una directiva sobre un aspecto de la reforma sanitaria: debía evitarse en antena la expresión “opción pública” -más popular- y decir “opción gubernamental”). Es inevitable que cada vez haya más agujeros para sacar filtraciones. El peligro es que sean interesadas. Habrá más transparencia, también más desconfianza.

hecham el youbari

Wikileaks: Revelación o desinformación?

Marzo 31st, 2011 diepenbrock 1 comment

El análisis sobre Wikileaks tiene varios puntos de enfoque. Tras haber leído varios blogs, artículos y dossiers de prensa en el internet y en periódicos como The Times, The Guardian, Der Spiegel y The New York Times, debo concluir que la información sobre Wikileaks es abundante, diversa y a veces contradictoria. Cuando decido recurrir a la fuente principal, la página web de Wikileaks está sobrecargado y aparece una pantalla con ´page out of order for the moment´, lo cuál demuestra la cantidad de personas que están conectadas a esta página. Eso nos deja con fuentes de información de segunda mano, en el mejor de los casos : periódicos de todo el mundo que dicen filtrar los documentos recibidos para ofrecer la información “mas relevante para el público”, y esto si confiamos en que la documentación aportada sea fidedigna, lo cual plantea varias interrogantes según todo se ha desarrollado y que expondré mas adelante.

El mundo diplomático y su secretismo

La meta principal de los diplomáticos es representar su país y mantener amistades con otras naciones, cómo describe la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961. Los estados partes declaran tener en cuenta ´los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas relativos a la igualdad soberana de los Estados, al mantenimiento de la paz y de la seguridad internacionales y al fomento de las relaciones de amistad entre las naciones´. Los embajadores deben buscar la amistad con los estados y mostrar su afección y respeto al país en que residen; sin embargo, los diplomáticos también están en busca de información e influencia mientras sirven los intereses económicos y políticos de su estado en el país en que residen.

La única repercusión clara que ha tenido Wikileaks a nivel internacional es el reconocimiento de un gran revuelo mediático. Comenzando con el hecho de la imposibilidad de la filtración, a manos de un joven soldado homosexual (Bradley Manning) que consiguió acceder, copiar y reenviar 260.000 informes clasificados de la red secreta militar estadounidense SPRNET desde una lejana base militar de montaña. EEUU es conocida por la alta especialización de sus efectivos de inteligencia en desinformación y guerra cibernética (casos del Stuxtnet en Irán, 2010 o la operación contra un gaseoducto de la URSS en los años ochenta bajo el mando de William Casey) lo que hace esta fuga altamente sospechosa. El aparente y persistente deseo de encarcelar a un enemigo público o terrorista, como se le ha tildado en los medios norteamericanos, ha sido por otra parte demasiado infructuoso para una nación con las herramientas políticas de presión de las que disponen Hillary Clinton y sus asociados.

La campaña de (des)información

La información publicada en periodicos y demás medios de comunicación muestra claramente un sesgo en favor de los propios estadounidenses a los que se supone dañan en primera instancia :

En los correos interceptados al embajador de Honduras se manifiesta la posibilidad de que haya sido un golpe de Estado, pero sin embargo no se refleja quién estuvo detrás de ese golpe o quién tenia recursos económicos para financiarlo, o qué hicieron los agentes de la CIA con base en el país en respuesta a estos movimientos contra un estado, técnicamente, aliado.

Si todo el proceso de filtración hubiera hecho un daño político palpable, probablemente Julian Asange ya estaría preso, o muerto, y siguiendo el razonamiento de la navaja de Occam, esto o bien significa que Wikileaks estaba efectivamente trabajando para los servicios de desinformación americanos o bien Asange creyó realmente que revelaba documentación de importancia saltándose todos los mecanismos de seguridad y trabajando de manera inconsciente en una campaña preparada para los intereses de aquellos a los que intentaba exponer.

Poco despues comenzó un rumor bastante fundado, sobre una relación de Asange con George Soros, conocido filantropo y economista estadounidense. Por una parte el abogado del fundador de Wikileaks trabajó para Open Society, y por otra un ex miembro estuvo a sueldo de Human Rights, ambas de Soros, lo cual unido al hecho de que John Young, el co-fundador de la organización dimitiera al extralimitarse el grupo en temas de peticiones para financiación, no dejan un transparente lienzo de objetivos.

Ha terminado Wikileaks con la diplomacia clásica? José Ignacio Torreblanca, periodista de El País, afirma esta cuestión. Desde su punto de vista, los diplomáticos ya no tienen mucha palabra en los asuntos exteriores de un país y su influencia en estos es decreciente por el aumento de importancia de los medios de comunicación y la rápida difusión de la información.

Wikileaks es meramente un ejemplo de la importancia que tiene el internet hoy en día y del intercambio de información al nivel global. A través de una presión en el ‘enter’ de un ordenador, se provee una cantidad enorme de información, viniendo de fuentes secretos según la página de Wikileaks.2 Fuentes, de que tampoco sabemos exactamente cómo han podido obtener y distribuir esa información. En tiempos del escándalo de los Papeles del Pentágono se sabía que el señor Ellsberg estaba copiando los materiales del gobierno estadounidense así que la información venía de una fuente recuperable y fiable. Hoy en día, el ruido en las redes hace que la discriminación de información objetiva y la localización de la fuente original sea una tarea, cuanto menos, similar a la de Sísifo.